Seis personas vestidas con monos blancos y máscaras han acudido este lunes a las nueve de la mañana al recinto ferial de la Gran Via de L’Hospitalet para protestar por las malas condiciones laborales que hay en las fábricas de las empresas tecnológicas. 

A las puertas de la Fira de Barcelona, con el comienzo del Mobile World Congress, activistas han realizado una ‘performance’ para denunciar lo que llaman ‘esclavismo 2.0’. La protesta se ha realizado con el dibujo de una silueta humana en el suelo y la simulación de todos los activistas encadenados para exponer las pésimas condiciones en las que se encuentran los trabajadores de este sector. En algunos casos, la situación ha llegado al extremo con el suicidio de algunos de sus operarios como forma de protesta, según ha informado la ONG Electronics Watch.

Este acto, que ha tenido una duración de 15 minutos, ha sido una presentación de las jornadas ‘Mobile Social Congress’ dónde se reflexionará y se debatirá sobre ‘la cara oculta del Mobile World Congress’ y que tendrá lugar en el Pati Manning de Barcelona durante los días 26 y 27 de febrero.

OTRAS PROTESTAS

No ha sido la única protesta. Los Mossos d’Esquadra han aprovechado la ocasión para alertar a los asistentes de la feria tecnológica de la falta de afectivos para poder garantizar la seguridad de los ciudadanos.

Protesta de los Mossos d'Esquadra en las puertas del Mobile World Congress / @FerminUspac
Protesta de los Mossos d'Esquadra en las puertas del Mobile World Congress / @FerminUspac

Paralelamente, los conductores de Uber y Cafiby también han protestado durante el acto de inauguración del Mobile World Congress por las restricciones que han recibido después de que la Generalitat aprobó el decreto que regulaba las licencias de los VTC a causa de las negociaciones con los taxistas, y que han provocado la salida de las compañías de Barcelona