El fuerte viento que vivió Barcelona durante las fiestas de Navidad del año pasado provocó importantes destrozos en 14 paradas de la feria de Reyes de la Gran Via. Para evitar que la situación se repita este año, los comerciantes dispondrán de una estación metereológica que permitirá saber en todo momento la velocidad del viento. Si se superan los 80 km/h, las paradas tendrán que cerrar por seguridad.

Los comerciantes podrán conocer la velocidad del viento a través de una aplicación móvil gratuita con la que se podrán conectar a la estación metereológica a partir de este jueves, el día que abre la feria de Reyes. Las tiendas estarán abiertas hasta el 6 de enero, de 11.00 a 21.00 horas (menos las vísperas de festivos que podrán cerrar una hora más tarde), en el tramo de la Gran Via situado entre Rocafort y Muntaner.

SOLIDEZ ESTRUCTURAL

Además, para garantizar que no se producen los problemas del año pasado, el Ayuntamiento ha exigido a los paradistas un certificado de solidez estructural de sus instalaciones. También tendrán que estar montadas con garantías de estabilidad para aguantar ráfagas de viento de 80 km/h o inferiores. De superarse esta velocidad, los comerciantes estarán obligados a cerrar. 

La feria de Reyes de este año tendrá 273 paradas en los laterales de la Gran Via: 56 de ellas serán de juguetes; 168 de regalos de artículos tradicionales; 38 de artesanía, y 11 serán churrerías.