ARCHIVADO EN:

Después de ser desplazada del recinto de La Modelo y batallar para no acabar en un edificio de viviendas de la calle de Londres con Villarroel, ahora las familias de la Escuela Entença se enteran de que el ayuntamiento barrunta la posibilidad de trasladar la escuela sobre la subestación eléctrica de la Escuela Industrial, donde las mediciones de los campos eléctricos están por encima de los límites recomendados.

La Escuela Entença, nacida en 2016 en forma de barracones con la promesa de situarse definitivamente en el espacio liberado de la prisión de La Modelo, vuelve a encontrarse frente a la desidia del ayuntamiento, que, según el grupo de familias de la Escuela Entença, prometió implicar al Consorci d´Educació en el proceso de reubicación definitivo pero, sigue ‘dándoles la espalda’, explican en un comunicado.

Pese a que el Plan Director de 2009 solo tenía previsto la creación de un centro educativo, en 2017, el Consorci d´Educació tramitaba la adecuación del edificio de viviendas de la calle de Londres con Villarroel para convertirlo en escuela, una modificación que no se ejecutó debido a las movilizaciones en contra de la Associació de Familias d´Infants de l´Escola Entença (AFI).

El ayuntamiento creó la escuela de barracones de Entença en 2016 y la de l´Eixample I, que comenzó su andadura en septiembre del curso 2017; y ahora no responde para reubicar los dos centros educativos en el espacio de La Modelo. El primer centro, levantado en la Escuela Industrial a la espera de ser trasladado al espacio liberado de La Modelo y un año más tarde, se creó la Escuela de l´Eixample, como respuesta a la falta de centros educativos públicos en el barrio y se instaló en el espacio ya liberado de la antigua prisión.

PROMESA INCUMPLIDA Y TARDE

En una reunión en julio de 2017 de la AFI con el ayuntamiento, la asociación de familias solicitó un peritaje técnico de la propuesta municipal de trasladar el colegio a la Escuela Industrial acordando volverse a encontrar en octubre del mismo año para avanzar en las prospecciones de su ubicación. Una espera demasiado larga, ya que el ayuntamiento no ha convocado a las familias hasta el día 17 de enero del nuevo año.

Jordi Matas, consejero técnico de la Regidoria del distrito firmó en el Consell de Barri de diciembre del pasado año, que la siguiente convocatoria serviría para informar de las ubicaciones definitivas de las dos escuelas. Una información validada previamente por el ayuntamiento, dos días antes de informar a las familias de la ubicación definitiva, la cual apunta que será junto a la distribuidora eléctrica de la Escuela Industrial, cuyas mediciones electromagnéticas superan los límites recomendados para la salud.