Al grito de "Barcelona no funciona", 11 barrios -por el momento- se manifestarán en la capital catalana, el próximo sábado contra los preocupantes problemas de incivismo y el incremento de los delitos. Metrópoli Abierta avanzó este lunes la celebración de la concentración ante la evidente falta de soluciones por parte del gobierno de Ada Colau.

A medida que se acerca el 15 de septiembre se van conociendo más detalles de la marcha. Por ahora, han confirmado la asistencia vecinos de los barrios de la Barceloneta -el grupo que impulsa la concentración es la Barceloneta en Lluita--, Sagrada Família, Diagonal Mar i el Front Marítim del Besòs i el Maresme, Poble-sec, Raval, Gòtic, Gràcia, El Besòs i el Maresme, Poblenou, Sant Pere-Santa Caterina-La Ribera y Vila Olímpica. 

A LA PLAZA DE SANT JAUME

Los distintos barrios marcharán desde sus respectivas zonas hasta la confluencia de Via Laietana hasta el paseo de Colom, donde tienen previsto encontrarse todos los manifestantes a las 18.00 horas. Desde ese punto de Ciutat Vella, los concentrados se dirigirán a las puertas del Ayuntamiento de Barcelona, en la plaza de Sant Jaume.

La manifestación vecinal llega a ocho meses de las elecciones y tras un verano con numerosos problemas de incivismo, los problemas de convivencia frutos de la presión turística y un claro aumento de las peleas y robos en las calles de la ciudad. Solo la semana pasada, la ciudad vivió distintos episodios. El viernes, Metrópoli Abierta informó de una nueva agresión a un turista norteamericano al que un grupo de ladrones seccionaron una arteria a la altura de la muñeca cuando intentaban robarle en la Barceloneta.

REYERTAS

También se produjeron dos reyertas en plena calle, una en el Port Olímpic, que se saldaron con cinco detenidos, y otra entre conductores de bicitaxis. En el Gòtic, también la semana pasada, unas turistas se vieron involucrados en una pelea a puñetazos y barras de hierro con otro grupo.

La plataforma Barceloneta en Lluita ya ha salido en dos ocasiones a la calle para protestar contra la falta de soluciones del gobierno de Colau y la falta de seguridad, suciedad, violencia, peleas, drogas, gentrificación y broncas nocturnas que viven, principalmente, a causa de la presión turística. En una de las concentraciones, vecinos y turistas llegaron a las manos.

REPROBACIÓN A COLAU

A principios de agosto, tras la brutal agresión que sufrió un turista norteamericano a manos de un grupo de manteros, toda la oposición en pleno, menos la CUP, reprobaron a la alcaldesa por su gestión como máxima responsable de seguridad de la ciudad y le exigieron que dejara el cargo.

Los datos del Ministerio del Interior indican que la criminalidad ha crecido un 20,5% en Barcelona durante la primera mitad de 2018 respecto al mismo periodo del año pasado. En cómputos globales, entre enero y junio, la ciudad ha sufrido 92.294 infracciones penales por las 76.587 de los primeros seis meses de 2017.