La resaca de la movilización contra la sentencia del Tribunal Supremo no ha terminado todavía. El Aeropuerto de Barcelona trata de recuperar la normalidad, pero este martes se han visto obligados a cancelar hasta 45 vuelos. Una veintena de ellos son de la compañía Vueling, que está analizando la evolución de la jornada para determinar si se deben sumar nuevas cancelaciones.

El lunes las aerolíneas se vieron afectadas porque las tripulaciones no estaban llegando en el cambio de turno, y el mismo problema sucedía en los servicios de 'handling' y en los filtros de seguridad.

Según fuentes de Aena, el aeropuerto ya funciona "con normalidad", pero este lunes el bloqueo de los manifestantes obligó a cancelar un total de 120 vuelos ante la imposibilidad de algunos pasajeros, tripulaciones y trabajadores de acceder al recinto.

AEROLÍNEAS ALERTAN A LOS PASAJEROS

American Airlines, Iberia, KLM  y United publicaron el lunes varias alertas sobre la dificultad de llegar al Aeropuerto de Barcelona por las concentraciones de los centenares de personas que se acercaron hasta el aeródromo del Prat. Además, las embajadas de Estados Unidos en Madrid y el Consulado General China en Barcelona también han avisado de los peligros de viajar hasta la capital catalana.

Los incidentes provocaron asimismo que centenares de personas hayan pasado allí la noche, al ser cancelados sus vuelos. Al mediodía, habían disminuido notablemente las colas de pasajeros que se registraban a primera hora de la mañana ante los mostradores de facturación y de reclamaciones.

El aeropuerto se convirtió en el epicentro de las protestas de independentistas tras conocerse la sentencia del procés y fue escenario de enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, que se saldó con 131 heridos, según datos del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) de la Generalitat. Uno de ellos ha perdido un ojo y otro un testículo.