ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido clausurar de forma provisional los huertos urbanos de la zona de Can Cadena y la zona de juegos infantiles de la ludoteca de Ca l'Arno, ambas dentro de la zona del parque de Sant Martí, en el distrito del mismo nombre.

La razón es que los técnicos han detectado la presencia de elementos contaminantes en el subsuelo de ambas zonas, entre los que se encuentran restos de hidrocarburos, plomos y otros metales pesados y restos de pesticidas. Los niveles de contaminación hallados recomiendan hacer nuevos análisis en más profundidad para determinar las acciones que se deben tomar en el futuro.

Las pruebas gracias a las que se han descubierto estos elementos tóxicos se han realizado en los trabajos previos a la construcción de una zona de perros que se va a construir en el parque de Sant Martí. El cierre se ha llevado a cabo para realizar nuevos análisis en el suelo y en las hortalizas de los huertos que se encuentran en la zona, para saber si han absorbido la contaminación y si son comestibles.

Los terrenos en los que se han hallado los elementos tóxicos estaban ocupados antiguamente una industria de tintes y colorantes para la ropa, por lo que los técnicos creen que la contaminación se produjo durante la existencia de dicha fábrica.

SUSTITUCIÓN

Por el momento, los técnicos han procedido al cierre de las zonas afectadas y se ha iniciado el proceso de sustitución de la tierra contaminada. Al mismo tiempo se realizarán nuevos análisis para saber si hay más zonas afectadas en todo el parque de Sant Martí y si es preciso tomar nuevas medidas preventivas.

La sustitución de tierras implica que se retirarán entre 1,5 y 2 metros de profundidad en la zona donde irá en nuevo parque para perros, mientras que en la zona del parque infantil se harán catas a mano y profundidad para decidir la cantidad de tierras que se deberán sustituir.