Más vale tarde que nunca. El Ayuntamiento de Barcelona invertirá -por ahora- 909.000 euros en la redacción del proyecto de urbanización de la Torre del Fang -de gran valor histórico- y en la ejecución de la primera fase del proyecto de recuperación. El presupuesto figura en la comisión de gobierno del pasado 29 de abril [ver aquí el texto, punto 32], que anuncia la firma de un convenio entre el consistorio y la sociedad Barcelona Sagrera Alta Velocidad, ya que la masía se encuentra en terrenos ferroviarios de la futura estación del AVE. El edificio tiene su origen en la Edad Media, a finales del siglo XIII o principios del siglo XIV.

Metrópoli ha preguntado al Ayuntamiento de Barcelona por el calendario de las obras y qué hay previsto hacer. Fuentes del distrito de Sant Andreu, el territorio en el que se encuentra la Torre del Fang, se han limitado a decir que se está trabajando en el proyecto y que informarán a la prensa tras comunicarlo a los vecinos. Habrá que ver en qué se concreta esta inyección monetaria y si se traduce en el inicio de los trabajos a corto plazo. Muchas veces se hace un anuncio que queda en nada. Por ejemplo, en el caso del Teatre Arnau, que se cae a trozos, el proyecto ejecutivo ya está acabado y se sabe que costará 11,6 millones, pero en 2021 no se avanzará nada.

ACUERDO CON ERC

La intención del gobierno de Ada Colau de actuar en la Torre del Fang figura en el acuerdo de inversiones con ERC de destinar 30 millones de euros a proyectos en barrios de la ciudad, aunque en el documento no se aclaran los futuros usos. El Ayutamiento prevé para este año eliminar el muro y la barandilla provisional, realizar el proyecto ejecutivo para el arreglo de la superficie y los nuevos accesos y disponer, una vez redactada la propuesta, de la dotación presupuestaria necesaria para la citada mejora de accesibilidad [ver aquí, proyecto 61].

Barracas junto a la Torre del Fang, en la primavera de 2020 / METRÓPOLI
Barracas junto a la Torre del Fang, en la primavera de 2020 / METRÓPOLI

DE EDIFICIO 'OKUPADO' A UN INCENDIO

La Torre del Fang lleva abandonada y degradándose una década larga, sin que ningún gobierno municipal haya sido capaz de recuperarla. En los últimos años, el edificio ha sido okupado -ahora mismo no lo está-, ha sufrido un incendio y durante la primera oleada de la pandemia se montó a su alrededor un campamento de barracas. El anuncio de que se iba a reformar el edificio se hizo en 2019. Tras acordarlo con las entidades vecinales, el Ayuntamiento decidió que la Torre del Fang sería un equipamiento. También está previsto urbanizar todo el entorno como parque.

En verano de 2018, los grupos municipales aprobaron, a instancias del PDeCAT, una propuesta para recuperar la finca. Uno de los acuerdos fue la creación de una mesa de trabajo con entidades, grupos municipales y gobierno para definir los futuros usos de la Torre del Fang, que está en la esquina de las calles del Clot y de Espronceda, en el antiguo municipio de Sant Martí de Provençals. Una de las propuestas que se puso sobre la mesa fue convertir la finca de un centro de interpretación histórica de los barrios del entorno.

SIN INFORMACIÓN

El presidente de la asociación de vecinos de Sant Martí de Provençals, Toni Santos, dice que el Ayuntamiento no les ha presentado nada en concreto. "Bajo mi punto de visto creo que se tendría que hacer un proyecto de ciudad. El consistorio debería venir con un proyecto ya hecho. El edificio ofrece menos posibilidades de lo que parece. El espacio es limitado. Es más apariencia", subraya Santos. Aunque a nivel administrativo pertenece a Sant Andreu, el edificio se encuentra en la frontera de este distrito y Sant Martí. La Torre del Fang está en el barrio de La Sagrera, pero según cuál sea el tipo de equipamiento se podrían beneficiar otros barrios cercanos, como Sant Martí de Provençals o el Clot, argumenta Santos.

El vocal de la asociación de vecinos del Clot-Camp de l'ArpaMiquel Catasús, recuerda que el pasado mandato la propuesta de las entidades vecinales era hacer un centro histórico-educativo sobre Sant Martí de Provençals y, si había espacio, un centro informativo sobre el parque de la estación de la Sagrera. "Se propuso en la mesa de entidades de la Sagrera, de la que también forman parte asociaciones de Sant Martí, y el Ayuntamiento aceptó. Fue el pasado mandato, pero desde entonces no nos hemos vuelto a reunir", explica Catasús, que no puede asegurar si finamente el proyecto planteado saldrá adelante.

Bomberos en un incendio en la Torre del Fang / METRÓPOLI - HUGO FERNÁNDEZ
Bomberos en un incendio en la Torre del Fang / METRÓPOLI - HUGO FERNÁNDEZ

La reforma de la Torre del Fang va ligada al futuro de la estación del AVE y a la construcción del parque que se habilitará sobre las vías del tren, unos 8.000 metros cuadrados de terrenos, una parte de los cuales se podrían destinar a viñedos y a huertos urbanos. La inversión anunciada ahora de 909.000 euros es solo una primera parte del presupuesto total. El coste podría ascender a unos cinco millones de euros, que se costearán a través de Barcelona Sagrera Alta Velocidad, que forman el Gobierno central, Generalitat y Ayuntamiento. Los 909.000 euros los aporta el área de Ecología Urbana de Janet Sanz.

SALVADA DE LA PIQUETA

La Torre del Fang, una construcción hecha con arcilla, albergó los servicios de normalización lingüística y el centro de recursos pedagógicos y los archivos de Sant Martí. Pero ahora lleva cerrada más de 10 años. La torre se salvó de ser derribada por la construcción del túnel de AVE, durante los tiempos del alcalde Jordi Hereu, por la fuerte oposición vecinal y la presión política -especialmente de CiU-. Vecinos y partidos lograron que se paralizara el derribo y que se llevaran a cabo los cambios necesarios para conservar la finca, lo que obligó a micropilotar la Torre del Fang.

La Torre del Fang, propiedad de familias adineradas, como los Galzeran de Gualbes, formaba parte hace siglos del núcleo de Sant Martí de Provençals. Fue una zona agrícola y de viñedos hasta mediados del siglo XIX, cuando se empezaron a construir algunas fábricas. En la guerra de 1714, las tropas borbónicas utilizaron la masía para bombardear Barcelona.

Un okupa en la Torre del Fang / METRÓPOLI - HUGO FERNÁNDEZ
Un okupa en la Torre del Fang / METRÓPOLI - HUGO FERNÁNDEZ

CONVIVENCIA CON EL TREN

Desde 1852, el edificio convive con el tren. Justo al lado se construyeron algunas de las primeras vías ferroviarias de la ciudad y posteriormente las líneas hacia Francia. Más adelante, sobre 1918, el edificio lo compró Fomento y Contratas, que albergó allí sus oficinas. La zona se degradó enormemente cuando se ubicó muy cerca de allí, en 1947, el barrio chabolista de La Perona

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.