El barrio de Canyelles, en el distrito de Nou Barris, espera desde hace más de 20 años la cobertura de dos pistas de baloncesto del Club de Basquet Social Canyelles de Nou Barris y la construcción de un pabellón deportivo. En el caso del polideportivo, hacia 1998 el gobierno del alcalde Joan Clos llegó a colocar el cártel de inicio de obras, pero desde entonces nada ha cambiado.

Ciutadans es uno de los grupos municipales que este mandato ha preguntado al consistorio que encabeza la alcaldesa Ada Colau sobre estos equipamientos. En dos ocasiones, el partido naranja ha preguntado por la construcción del pabellón deportivo y la cobertura de las pistas de baloncesto, sin que hasta ahora la presión de la oposición haya servido de algo. Tal como ya ha explicado Metrópoli Abierta, Colau no edificará el polideportivo -pese a que figuraba en el Plan de Actuación del Distrito- ni cubrirá las canchas, que se encuentran en unos terrenos propiedad del Consorcio de Educación de Barcelona.

PATROCINADOR PRIVADO

Para Ciutadans, el Ayuntamiento ha abandonado Canyelles. "Este gobierno municipal, que tanto presumia de defender la igualdad de oportunidades, no es capaz de hacer nada en Canyelles. Los padres viven con preocupación que no se cubran las pistas del club de baloncesto", denuncia la regidora Marilén Barceló. El coste de la cobertura de la pistas es de unos 280.000 euros. El club ha llegado a disponer este mandato de 50.000 euros, que aportaba un patrocinador privado, pero ni así logró que la Administación pública pusiera el resto.

Barceló recuerda que el Ayuntamiento forma parte del Consorcio de Educación -la Generalitat tiene el 60% y el consistorio el 40%-, "pero el gobierno de Colau actúa como si fuera un invitado de piedra. Solo pone dinero pero no exige nada a cambio". La edil va más allá en sus denuncias y asegura que la Generalitat tiene una deuda con el Ayuntamiento en materia de educación que asciende a 110 millones.

La negativa a cubrir una de las dos pistas obliga al club a jugar en unas pésimas condiciones. En invierno, el frío es insoportable y el pavimento se encuentra en muy mal estado. El presidente y fundador del club, David Gutiérrez, dice que están en una situación deseperada.y no descarta que incluso el club llegue a desaparecer.

CLUB CON HISTORIA

"Los equipos de mayores se podrían trasladar de barrio, pero los pequeños se tendrían que quedar en Canyelles. ¿Cuánto tiempo aguantarían solos, sin el calor del club?", se pregunta. La denuncia del presidente del Canyelles va más allá. "Somos uno de los pocos clubs con tanta historia y entidad que continuamos jugando en una pista descubierta. Hay clubs que con menos años ya tienen una pista cubierta".  

El pabellón deportivo cuesta unos tres millones de euros aproximadamente. Estaba previsto construirlo bajo el mandato de Colau, pero el pasado abril los vecinos se enteraron de que tampoco se iba a levantar, cuenta el presidente de la asociación de vecinos, Manuel Sánchez. Explica que ahora la excusa para demorarlo es que está redactando un nuevo proyecto que incluirá unas nuevas piscinas porque las actuales se encuentran en malas condiciones. "Será el cuarto proyecto en 20 años".