En la mañana del día de Sant Esteve, el pasado miércoles, una avería eléctrica dejó sin luz a más de 700 abonados en el distrito barcelonés de Gràcia. Un día después, más de la mitad de ellos (unos 340) seguían sin energía elécttrica hasta que, a mediodía del jueves, el problema ha podido ser resuelto.

Según publica betevé, fuentes de Endesa informaron de que el origen del problema había sido una pieza del centro de transformación estropeada que afectó el suministro de la plaza del Raspall y de las calles adyacentes. 

La compañía preveía que a lo largo de la mañana de este jueves todos los clientes afectados habrían recuperado el servicio. Sin embargo, las reparaciones han sido más complejas de lo que esperaban debido a un tema de cableado, que también había quedado dañado, según la compañía energética.

Los vecinos gracienses que han estado sin suministro más de 24 horas después ya lo hayan recuperado aunque se han quejado de la falta de información puntual de la compañía.