¿Quién no está pensando en la brisa marina, las noches de verano, los rayos de sol o una buena fiesta en la playa con amigos? Todos anhelamos que llegue la estación más bonita del año en medio del duro y frío invierno. Custo nunca defrauda, sus colecciones son brillantes, atrevidas, y sin duda no pasan desapercibidas en ninguna Fashion Week.

La firma barcelonesa ha presentado Aftersun, una explosiva y espectacular colección que ha trasladado al público a la noche de San Juan. Los vestidos con cortes desiguales, el metalizado de tonos rosados, plateados y anaranjados y las lentejuelas y los pailettes han compuesto un desfile totalmente único.

Piezas de ropa exuberantes dirigidas a mujeres fuertes y seguras de si mismas. Triquinis de todas las formas posibles, aperturas, escotes sinuosos, pedrería, lurex, fruncidos y volantes, todo esto hemos podido ver en una colección sinvergüenza, desenfadada y con un punto naif pero sensual a la vez.

Modelo desfilando para Custo Barcelona / EFE
Modelo desfilando para Custo Barcelona / EFE 

Las sirenas de Custo han defendido los trajes imposibles con gran soltura, los tejidos dejan entrever sus imperiales cuerpos, no solo por las transparencias de muchos de ellos, sino por la caída de la tela y como esta se amolda a la silueta de los maniquíes de la 080 Barcelona Fashion.

Ana Arto desfilando para Custo Barcelona / EFE
Ana Arto desfilando para Custo Barcelona / EFE 

El diseñador catalán ha querido modernizar su colección, que como siempre ha optado por tonos vistosos y combinaciones imposibles, con gafas de sol polarizadas con una forma moderna y futurista que recuerda a las que creó Dior hace dos años y que conquistaron a todo el mundo.