ARCHIVADO EN:

La borrasca Gloria situada en el Mediterráneo y el potente anticiclón europeo, centrado sobre las Islas Británicas, han generado un gradiente de presión muy intenso en la fachada mediterránea, dando lugar un duro temporal de viento y mar que desde el domingo afecta a la ciudad de Barcelona.

Este lunes se han registrado rachas de viento de hasta 113 km/h en el Port de Barcelona y 104 km/h en el Observatori Fabra, la más fuerte desde el temporal del 30 de julio de 2011. Un viento del nordeste muy constante, que ha provocado algunos daños materiales en diferentes puntos de la ciudad. Debido a la excepcionalidad del temporal, Protección Civil ha ordenado suspender, hasta nuevo aviso, todas las actividades al aire libre en Barcelona, Girona y la Catalunya central.

Playa del Somorrostro en Barcelona durante el temporal / DIEGO LÁZARO
Playa del Somorrostro en Barcelona durante el temporal / DIEGO LÁZARO

El fuerte oleaje ha azotado con fuerza al litoral de Barcelona. La boya de Puertos del Estado situada frente al puerto marítimo registró durante la noche del domingo una ola máxima de 5,58 metros de altura, justo antes de dejar de funcionar. Con mucha probabilidad, a lo largo del lunes se habrán producido olas de mayor altura, tal y como ha sucedido en otros tramos de la costa catalana.  

PRECIPITACIONES ABUNDANTES

La lluvia ha hecho acto de presencia durante la tarde del lunes y ganará extensión e intensidad con el paso de las horas. Este martes será una jornada pasada por agua. De madrugada y por la mañana lloverá de forma generosa con una posible pausa durante las horas centrales del día. La precipitación se reactivará hacía media tarde y podría ir acompañada de tormenta, dejando cantidades importantes de precipitación en poco tiempo. Atención a las zonas inundables y también al sector de primera línea de mar, donde el fuerte oleaje y la subida del nivel del mar podrían dificultar el desagüe de las aguas pluviales.

El miércoles seguirá lloviendo de forma intermitente pero puntualmente con intensidad. Los modelos meteorológicos prevén registros que podrían superar los 100 litros por metro cuadrado en todo el episodio. La lluvia remitirá a partir del jueves por la mañana, a medida que la borrasca se aleje y los claros vayan ganando terreno.

Viento y oleaje en la playa de la Barceloneta
Una mujer se tapa en la playa de la Barceloneta / EFE

PERSISTE EL TEMPORAL DE VIENTO Y MAR

El viento del gregal rolará a levante durante la noche del lunes al martes. Un viento de largo recorrido sobre el Mediterráneo que seguirá impactando contra la costa catalana durante todo este martes, con rachas fuertes a muy fuertes que podrán volver a superar la marca de los 100 km/h. Los mapas del tiempo indican que la máxima intensidad del viento tendrá lugar entre la tarde y noche del martes. De cara al miércoles, el viento de levante empezará a perder fuerza. Será el jueves cuando ya no pasará de moderado y dejará de ser noticia.

En cuanto al estado de la mar, continuará siendo muy adverso, con un oleaje que impactará perpendicularmente contra el litoral barcelonés, pudiendo provocar nuevamente daños en infraestructuras y haciendo desaparecer temporalmente algunas playas de la ciudad. Se esperan olas que puedan alcanzar los 7 metros de altura. El fuerte oleaje amainará claramente a partir del jueves, quedando una notable mar de fondo.

ASCENSO DE LA TEMPERATURA

La temperatura experimentará un progresivo ascenso, tanto de día como de noche, como consecuencia de la llegada de una masa de aire más húmeda y cálida impulsada por el viento de levante. No hará mucho frío a pesar de que la sensación de frío será notable por efecto del fuerte viento. Por ejemplo, para el miércoles está prevista una temperatura máxima de 15ºC en la ciudad condal.