Fachada de la masía de Can Valent de Nou Barris / INMA SANTOS
Fachada de la masía de Can Valent de Nou Barris / INMA SANTOS

Can Valent: vuelta a los orígenes

Nou Barris recuperará la vieja masía del siglo XVI como equipamiento para al barrio, después de años de reivindicación vecinal

Guardar
Periodista

Entre el cementerio de Sant Andreu y el centro comercial Heron City, hoy SOM Multiespai, se oculta un símbolo de reivindicación popular y un vestigio del Nou Barris rural: Can Valent. Después de años de abandono, por fin el Ayuntamiento aprobó, en 2021, el proyecto técnico de consolidación estructural y restauración del inmueble que servirá para su recuperación como equipamiento para el barrio de Porta.

Can Pere Valent o Can Valent, es una antigua masía ruinosa, pero no os dejéis engañar, porque forma parte del catálogo de patrimonio histórico-artístico. Data del siglo XVI o XVII y fue construida junto al desaparecido camino de Sant Andreu a Santa Eulàlia de Vilapicina y Horta, posiblemente sobre una antigua torre de defensa medieval. Es de planta basilical asimétrica y se compone de cuatro cuerpos, algunos construidos como anexos del principal. En total, 500 metros cuadrados repartidos entre la planta baja, el piso principal y la buhardilla.

POSIBLE FUTURO DE LA MASÍA

Su último propietario fue Sebastià Padrós que, a mediados de los años 60 del siglo pasado, cultivaba plantas ornamentales y hortalizas. Fueron los últimos años de uso agrícola de la masía porque, tras su muerte, la viuda vendió la casa a la constructora Sala Amat, que intentó derribarla. El Ayuntamiento lo impidió y, a partir de 1970, el edificio fue usado como despacho y almacén de la constructora, hasta que se lo quedó el Consistorio en 1985.

En 1997 el Ayuntamiento anunció la construcción de un tanatorio junto al cementerio de Sant Andreu que, desde 1839, ocupa los terrenos anexos a Can Valent. De nuevo, las protestas vecinales frenaron el proyecto. Tampoco cuajó la propuesta municipal que en 2008 preveía recuperar el edificio y habilitarlo como guardería.

VUELTA A LOS ORÍGENES

Ahora, por fin, la rehabilitación está en marcha. Aún está por decidir el uso futuro del equipamiento, pero, aunque el Ayuntamiento impulsará para ello un proceso participativo, la idea es que guarde relación con la ecología, la agricultura y el pasado rural del barrio. Entre las propuestas destaca un aula ambiental y una escuela de horticultura. Una simbólica vuelta a los orígenes…

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.