Totora, uno de los espacios que hacen gala de la gastronomía peruana en Barcelona se transforma’ en octubre e invita a sus comensales a celebrar la festividad más importante de Perú con platos llenos de historia. La Carapulcra, la Chanfainita o el Turrón de Doña Pepa, todos ellos armonizados con cócteles como la Chicha Milagrosa protagonizan la mesa durante el llamado ‘mes morado’.

30 días en los que los pueblos, villas y ciudades peruanas (especialmente Lima) se acicalan con este color y salen en procesión en honor al patrón de los peruanos, el Señor de los Milagros o Cristo Moreno. Pero además de religiosidad, el Mes Morado es gastronomía. Las cocinas peruanas desprenden mil y un aromas a especialidades criollas. Aromas que invadirán más que nunca la cocina del restaurante Totora, situado en la calle Còrsega. Durante todo el mes, el chef Pablo Ortega y su equipo elaboran toda una serie de platos, dulces y salados, para conmemorar la que es una de las festividades peruanas más destacadas del calendario. Recetas ancestrales que invitarán a vivir el Mes Morado y que conseguirán que el comensal se traslade desde su mesa hasta el corazón del Perú. Hasta un costillar de 800 gramos para compartir, "un platazo perruanísimo", según el chef. 

Carapulcra / TOTORA
Carapulcra / TOTORA

EL CAU CAU DE 'POTA MADRE' SOBRE LA MESA

Así, durante todo octubre, la carta de Totora está “aderezada” con algunos de los platos más típicos de esta celebración, como el Festival de Anticuchos, el Piqueo Criollo, la Carapulcra con lechón crocante, la Chanfainita, el Cau Cau de “pota madre”, que típicamente se elabora con callos pero que Pablo Ortega lo ha customizado al elaborarlo con ají amarillo, hierbabuena, papa y calamar de pota; o el Tacu Tacu.

Pisco Sours. Cócteles peruanos / TOTORA
Pisco sours. Cócteles peruanos / TOTORA

EL TURRÓN DE DOÑA PEPA, EL POSTRE REY

Pero no hay Mes Morado sin unos buenos dulces. Así que no faltará el mítico Turrón de Doña Pepa, el Combinado de mazamorra con arroz con leche, los deliciosos Picarones, y el Ranfañote, la versión peruana del mel y mató, como le gusta contar al chef Pablo Ortega. Y todo ello, bien “regado” con cócteles peruanos.

La celebración del Mes Morado acabará con una gran fiesta el 31 de octubre, con motivo de la festividad del Día de la Canción Criolla. Será una velada muy especial, con música en vivo. La guinda del pastel de un mes lleno de vida, tradiciones y gastronomía peruana.

Antichucho del mes morado / TOTORA
Antichucho especial del mes morado / TOTORA

ORIGEN DEL MES MORADO

El origen del Mes Morado se remonta al siglo XVII. Transcurría el próspero año 1650, cuando Perú, colonia española, acogía a miles de africanos traídos como esclavos para trabajar labores agrícolas y servir a las familias más adineradas. Fueron algunos de estos esclavos quienes formaron una cofradía en Pachacamilla. En este lugar, un esclavo de origen angoleño pintó en un muro de adobe la imagen de un cristo.

En 1655 un fuerte terremoto arrasó la ciudad de Lima, incluyendo todas la casas en Pachacamilla, quedando solo en pie aquel muro en donde el esclavo había pintado el cristo crucificado.

Postres Mes Morado / TOTORA
Postres Mes Morado / TOTORA

TOTORA, DE LA COSTA DEL PERÚ A L'EIXAMPLE

Totora es un establecimiento que evoca un viaje desde la costa norte del Perú hasta el Eixample barcelonés, tanto por su decoración con toques marineros -inspirada en el paisaje marinero de Huanchaco-, como por su carta, con un claro predominio de las especialidades basadas en el mar. El azul del océano lo inunda todo, incluso su nombre, ya que éste hace referencia a las barcas artesanales que fabrican a mano los pescadores del norte del Perú y que llaman caballitos de Totora.