ARCHIVADO EN:

La Universitat Autònoma de Barcelona alerta de que indígenas de la Amazonia comen animales de zonas contaminadas por vertidos petroleros. A este estudio se suman las investigaciones del Instituto de Salud Global de Barcelona que demuestran cómo los animales se alimentan en lugares contaminados por los vertidos de hidrocarburos y metales pasados.

El efecto de la contaminación del medio es prácticamente inmediato en la población local: los indígenas de la selva amazónica del Perú que se concentra en la provincia de Loreto, cerca de la frontera de Ecuador.

Las investigaciones muestran por primera vez las imágenes de cómo los animales se alimentan en los vertederos y los pozos petroleros. Algunos de estos animales son especies que cazan los indígenas, necesarios para subsistir.

Los científicos denuncian que la actividad petrolera lleva cuatro décadas contaminando las cabeceras de los ríos debido a los vertidos y al derrame de las aguas extraídas de os yacimientos junto con el petróleo. Según el Instituto de de Ciencia y Tecnología Ambiental (ICTA-UAB), estas aguas contaminadas tienen plomo, cadmio, cromo e hidrocarburos y la contaminación no sólo se queda en el medio acuático, sino que traspasa los sedimentos y se extiende hasta 3000 quilómetros aguas abajo del río Amazonas poniendo en riesgo la salud de los peces, de los animales y de las personas.

Pareja de tapires ingiriendo agua contaminada / UAB
Pareja de tapires ingiriendo agua contaminada / UAB

Entre las especies que están contaminándose están los tapires, las pacas, los pécaris y los ciervos rojos; fundamentales en la dieta indígena de esta región, tanto es así que suponen entre el 47 y el 67% del total de carne que consumen.

El hallazgo podría tener relación con los elevados niveles de plomo y cadmio detectados en la sangre de los 45000 habitantes de las cinco etnias indígenas de la zona como los nahuas o algunos quechuas.

Esta área de selva amazónica fue declarada por el gobierno peruano en emergencia ambiental en 2013 y de emergencia por salud pública en 2014, pero según la UAB, todavía no hay registros locales de mortalidad, pese a que los científicos aseguran que “estos compuestos son neurológicos y cancerígenos”.

PARTICIPACIÓN CIUDADANA

El ICTA-UAB ha lanzado una plataforma interactiva para identificar todas las especies posibles que puedan ver ingiriendo aguas y tierras contaminadas con el fin de analizar su conducta y el impacto en la salud de la fauna peruana amazónica. La plataforma se llama AmazonOil y podrá consultarse a partir del 28 de marzo en zoonuniverse.org

El estudio liderado por el biólogo Martí Otra Martínez es la continuación de los estudios sobre los efectos de la deforestación y la actividad de las empresas petroleras que trabajan en las selvas de la Amazonia.