El año que viene vuelve Luis Miñarro, el cineasta catalán que se apartó de los focos después de haber cerrado la empresa que dirigía, Eddie Saeta, en 2015. Vuelve a la escena con la película Love me not, una película que aborda el mito bíblico de Salomé y que llegará a los cines en la primavera del 2019. 

Love me not está dividida en dos partes: comienza en un asentamiento militar de Oriente Medio en el 2006 pero el resto de la película transcurre en la actualidad. El protagonista, Salomé, es un soldado del asentamiento cuya vida cambia cuando conoce a Yokanaan, un preso en una cárcel de alta seguridad en la que algunos le consideran un terrorista y otros un profeta. A medida que se desarrolla la trama, van surgiendo temas como la seducción, el erotismo y la violencia.

El rodaje de la película comenzó en la localidad de Cardona, a dos horas de Barcelona. Un municipio que ha visto rodar otras películas y por ello, fue nombrado Tesoro de la Cultura Cinematográfica Europea por la European Film Academy en 2016. Una de las películas más conocidas sitúadas en Cardona es Campanadas a medianoche, del escritor y director americano Orson Welles

Una vez zanjado el rodaje en Barcelona, el equipo de Love me not se trasladó a México. Las partes restantes de la película fueron grabadas entre el desierto de Chihuaha y la capital, México D.F. La producción en Latinoamérica ha corrido a cargo de la empresa mexicana Piano Producciones, que co-produce la película junto al director. 

29683834 142632363237017 4648752042070125892 n
Set del rodaje de la película 'Love me not' en el desierto de Chihuaha / FILM CHIHUAHA

La película, coescrita por Sergi Belbel, Premio Nacional de Literatura Dramática del año 2005, surgió como “respuesta a la brutalidad de Abu Ghraib en la Guerra de Irak", señala Miñarra. Love me not sirve como “metáfora para llegar al nudo de la cuestión: que la represión genera monstruos”, a la vez que “actualiza un mito de la cultura occidental, el de Salomé”.

UNA CARRERA LLENA DE ÉXITOS

Antes de hacer el paréntesis en su carrera, Luis Miñarro estaba en lo más alto de la cinematografía independiente española. Tras 25 años de actividad, logros y reconocimientos, tuvo que abandonar su proyecto debido a la crisis. Sin embargo, el talento y los galardones nunca han dejado de formar parte de su vida. Entre otros varios, Miñarro obtuvo la Palma de Oro en Cannes, por su película El tío Boonme recuerda sus vidas pasadas y el premio Ciutat de Barcelona en la categoría de audiovisualesLa película Aita, producida por la desaparecida productora de Miñarra Eddie Saeta, también estuvo nominada a cinco galardones en la Gala de los Premios Goya en 2011. 

El director ha producido más de 40 largometrajes hasta ahora, algunos de ellos, con cineastas importantes de la escena como Manoel de Oliveira, Isabel Coixet, Albert Serra o Javier Rebollo.