La Pedrera guarda una estrecha relación con Guatemala. El Palau de la Virreina con un virrey de Perú y los Portxos d´en Xifré, construidos gracias a la fortuna que Josep Xifré amasó como indiano están directamente relacionados con el continente americano. Estos edificios y otros elementos de Barcelona son el motivo principal para realizar la Ruta Barcelona Americana.

El recorrido arranca en el barrio de la Ribera, pasa por la plaza Portal de la Pau y se sube dirección plaza de Catalunya callejeando por los alrededores de Las Ramblas para finalizar en la coctelería Boadas, mítico local fundado en 1933.

Tres quilómetros para conocer la historia que hay detrás de, al menos, quince elementos de la ciudad que Héctor Oliva, el guía ha documentado como indianos. “La idea no es visitar sitios nuevos, sino conocer la historia americana que hay detrás de cada uno de los elementos que configuran las paradas de la ruta”.

Desde Argentina hasta Canadá, esta ruta destapa algunos detalles que lucen en la ciudad de Barcelona, con peor o mejor fama, pero seguro que con una historia jamás contada, como la de La Canadiense, primera empresa eléctrica de la ciudad. La Ruta Barcelona Americana está inspirada en el libro 'Veinte historias de la Barcelona americana', publicado en 2008 y escrito por Héctor Oliva, el mismo que hoy guía la ruta.

Palacio de la Virreina / A.O.
Palacio de la Virreina / A.O.

Aunque la Ruta Barcelona Americana se centra en el núcleo antiguo de la ciudad, Oliva asegura que hay otros elementos y otros edificios en otros distritos de la ciudad que responden a la vida de los indianos catalanes. Muestras de un pasado colonial que sirvió para acelerar el crecimiento económico de Barcelona y convertirla en una gran metrópolis a mediados del siglo XIX. Casas, palacios, hoteles, compañías transatlánticas, círculos de artes o placas conmemorativas son el reclamo de cada una de las paradas que conduce Oliva, quien acompaña las pausas con fotografías detalladas de todo lo que explica.

Fuera de ruta pero igual de interesante, Héctor destaca la arboleda de encinas y alcornoques que se plantó en 1995 en la falda de la sierra de Collserola al límite del barrio de Canyelles. Un conjunto de árboles en pie en memoria de los muertos, los detenidos y los desaparecidos por la represión militar de la dictadura argentina  de los 70-80.

Casa Amèrica de Catalunya organiza la Ruta Barcelona Americana un sábado al mes, al menos, ésta es la intención de la entidad que propone ver la ciudad con otros ojos, más consciente de su pasado.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.