Barcelona ha vivido el Sant Jordi más politizado de los últimos años. La política se ha comido a la literatura. A cinco días de las elecciones generales y a poco más de un mes para las municipales de Barcelona, todos los alcaldables -a excepción de Joaquim Forn, ingresado en prisión- se han dejado ver por el centro de Barcelona y han participado de los actos del patrón de Cataluña y de la fiesta del libro con la mirada puesta en los resultados del 28-A, que algunos candidatos ven como un test para los comicios al Ayuntamiento. Por no faltar no faltaba ni Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno español con Felipe González.

Uno de los que más esperanzas tiene depositadas en las generales del próximo domingo es el socialista Jaume Collboni. Los sondeos dan a Pedro Sánchez como ganador de las elecciones del 28A, aunque todo apunta que el PSOE necesitará de un acuerdo postelectoral para gobernar. Collboni, a quien ahora las encuestas dan siete regidores -tres más de los que tiene actualmente- ve posible remontar y superar a Ada Colau el 26-M. "Volvemos a coger músculo tras una larga travesía del desierto”, indican fuentes del PSC a Metrópoli Abierta.

VOTOS POR LA REPÚBLICA

También Ernest Maragall ha vivido este Sant Jordi con un ojo puesto en las generales del domingo. El candidato republicano es, de momento, el máximo favorito para hacerse con la alcaldía de Barcelona. Así lo dicen todos los sondeos publicados hasta ahora. Maragall, además, espera que el domingo, los votos otorguen una clara victoria "a favor de la República" y ERC se convierta en la fuerza más votada en Cataluña.

El alcaldable de Barcelona pel Canvi-Ciutadans, Manuel Valls se ha dejado ver este martes con Inés Arrimadas, la número 1 por Barcelona de Ciudadanos al Congreso de los Diputados y la persona que cierra la lista de Valls a las municipales, aunque el candidato insiste en que los resultados del domingo no afectarán a las municipales. Para Valls, incluso, los comicios al consistorio son más importantes que las generales. Considera que si la ciudad cae en manos del independentismo o sigue en manos del populismo de Colau, las consecuencias serán terribles.

CAMPAÑA CON ARRIMADAS

Probablemente, Arrimadas se convertirá en una pieza fundamental en la campaña de Valls sabedor el exprimer ministro francés del tirón popular que tiene la todavía jefa de la oposición en el Parlament de Catalunya. Tras una larga precampaña centrada en su figura y con unos sondeos que no invitan al optimismo, Valls ha dado un giro a su estrategia para intentar remontar y se ha encomendado a Ciutadans para tumbar a Colau. La noticia ya ha tenido la primera consecuencia política y ha sido que el exconseller Antoni Fernández Teixidó ha abandonado la presidencia de Lliures por la escasa presencia de este partido en la candidatura de Valls. 

Todo lo contrario que Valls, el alcaldable popular, Josep Bou, ve las generales del domingo como un examen de las municipales y opina que el resultado que haya influirá en los comicios del 26 de mayo. Bou ha afirmado que la verdadera Diada de Cataluña es Sant Jordi y no el 11 de septiembre. "Aquí estamos todos", ha reivindicado el empresario a través de las redes sociales. Aunque en las antípodas, Anna Saliente, alcaldable de la CUP, opinaba que las elecciones del domingo, a las que los anticapitalistas no se presentan, pueden visibilizar el fascismo y pueden tener cierta influencia en las municipales. 

El día ha empezado ya totalmente politizado. En el tradicional desayuno de Sant Jordi en el Palau de la Virreina, la alcaldesa se ha acordado de los políticos presos, en especial del líder independentista, Jordi Cuixart, que este lunes hizo un llamamiento a través de las redes sociales a celebrar Sant Jordi y a quererse. Colau, que se ha pasado por el centro de la ciudad con el candidato al Congreso Jaume Asens, ha lamentado que se sigan viviendo tiempos de "excepcionalidad política" con gente en la cárcel. En términos parecidos se ha expresado la número 2 de la lista de Forn, Elsa Artadi, que ha depositado una rosa amarilla en el mural por la libertad de Òmnium en la plaza de Catalunya. "Os animo a hacer lo mismo en apoyo de los presos, exiliados y represaliados políticos. Por su libertad".

LIBROS DE CINCO ALCALDABLES

Cinco de los candidatos a la alcaldía de Barcelona de partidos con representación municipal tenían su propio libro este Sant Jordi, o bien lo habían escrito ellos -caso de Valls y Forn- o son las protagonistas -caso de Colau, Collboni y Bou-. Valls, Collboni y Bou han firmado ejemplares de sus volúmenes en distintos puntos de la ciudad. El exministro del Interior galo es autor de Barcelona, vuelvo a casa; Imaginem Barcelona es un libro de conversaciones de Collboni con distintas personas escrito por Xavier Marcé; y Barcelona es España, una conversación con Josep Bou, es un acercamiento al empresario redactado por el periodista Sergio Fidalgo

En Escrits de presó, el exprimer teniente de alcalde con Xavier Trias explica su experiencia en un centro penitenciario; y Ada Colau, la ciudad en común, es un libro escrito por el periodista Giacomo Russo Spena y el historiador Steven Forti. La obra se publicó en Italia hace tres años y ahora se edita en Cataluña ampliada y actualizada.

La parada de Vox, en la Rambla, este Sant Jordi / PAULA BALDRICH
La parada de Vox, en la Rambla, este Sant Jordi / PAULA BALDRICH

Vox también ha aprovechado la Diada de Sant Jordi para hacer campaña por las generales con su número 1 por Barcelona, Ignacio Garriga. El partido ultraderechista ha montado su parada por la tarde en la Rambla. Allí se han vivido momentos de tensión cuando ha sido necesaria la presencia de agentes de la Brigada Móvil de los Mossos d'Esquadra para evitar que las protestas de grupos antifascistas y colectivos independentistas fueran a mayores. Por la mañana, Roger Español, el joven que perdió un ojo durante las cargas policiales del 1-O, se ha manifestado frente a la parada de Vox. "Vengo a provocar", ha dicho en declaraciones a Metrópoli Abierta.