Los trabajos de pacificación de las escuelas de Barcelona durante este año ya tienen asignado un coste definitivo. El Ayuntamiento continúa adelante con esta planificación, mediante la cual se busca suprimir espacio al vehículo privado y dedicarlo a los entornos escolares con más zonas peatonales.

Todos los distritos de la capital catalana ya cuentan con un presupuesto que se dedicará a esta finalidad. La suma total de las actuaciones en la ciudad asciende hasta los 3.741.777,63 euros.

ASIGNACIONES

El consistorio barcelonés dio la luz verde definitiva al desembolso, que se enmarca en el programa denominado Protegim les escoles. En Ciutat Vella, el Eixample, Les Corts y Sant Andreu, el coste alcanzará los 1.072.237,63 euros.

La factura para los distritos de Sants-Montjuïc y Gràcia será superior. En este caso, la partida se ha establecido en 1.118.553,00 euros. Sarrià-Sant Gervasi y Sant Martí contarán con un presupuesto de 710.555,92 euros, mientras que en Horta-Guinardó y Nou Barris se dedicarán 840.431,08 euros.

En la totalidad de los casos, las cuantías arpobadas por el Ayuntamiento cubren los costes de los trabajos que se realicen exclusivamente en 2021.

Entorno escolar pacificado / AJ BCN
Entorno escolar pacificado / AJ BCN

'PROTEGIM LES ESCOLES'

El programa Protegim les escoles buscan, según el consistorio, hacer de sus entornos "lugares seguros y saludables, con espacios de juego donde haya menos contaminación".

Para ello, el Ayuntamiento está realizando trabajos de pacificación de tráfico en los entornos escolares, que se está traduciendo en la supresión de carriles de circulación y de zonas destinadas a la carga y descarga. En su lugar, se están ampliando las zonas de estancia peatonal mediante la implantación de mobiliario urbano e indicaciones con pintura sobre el asfalto.

Durante el pasado año, el Gobierno municipal llevó a cabo estas acciones en el entorno de "26 escuelas", mientras que en 2021 se prevé que las modificaciones estén finalizadas en otros "75" centros. El objetivo es finalizar el presente mandato con 200 colegios pacificados.

Mobiliario urbano en una confluencia pacificada / AJ BCN
Mobiliario urbano en una confluencia pacificada / AJ BCN

CONTROVERSIA

El plan de pacificación escolar que está llevando a cabo el gobierno liderado por Colau no deja de generar controversia. Hay quienes se oponen a su desarrollo, como los residentes del Camp d'en Grassot. En recientes declaraciones a este medio, el presidente de la asociación de vecinos, Josep Serra, se mostró crítico con las actuaciones realizadas en la calle Bailèn, ante la escuela Univers.

El líder vecinal remarcó que las aceras "ya son suficientemente anchas", y que la eliminación de un carril ha comportado más tráfico y "más contaminación". Serra también se opuso a la instalación de "semáforos donde no hay escuelas", y a la instalación de "bloques de hormigón" cuya peligrosidad se ha demostrado en casos dramáticos y que finalmente el consistorio ha decidido retirar a lo largo de este año.

En el extremo contrario se encuentra el movimiento Revolta Escolar, en el que alumnos y familias de escuelas barcelonesas han realizado numerosos cortes de tráfico para exigir pacificaciones que dejen al vehículo privado en segundo plano.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.