ARCHIVADO EN:

Ferran Mascarell es vicepresidente tercero de la Diputación de Barcelona, diputado en el Parlament y concejal del Ayuntamiento de Barcelona. Nunca antes ningún político en Cataluña había compatibilizado tres cargos públicos de semejante importancia.

Hasta el momento entraba dentro de la normalidad que los miembros de la Diputación fueran también concejales municipales puesto que se trata de una entidad supramunicipal. Pero lo que no había ocurrido hasta ahora es que un parlamentario compatibilizara este cargo con la Diputación.

DEBATE EN JXCAT AL RESPECTO

Según informa este viernes Crónica Global, esa dualidad ha generado bastante debate dentro de Junts per Catalunya (JxCAT), partido al que pertenece Mascarell tras abandonar el PSC en 2010.

El problema de fondo es que algunos de sus compañeros de viaje no entienden que este historiador y editor, que ha encadenado cargos políticos desde 1984, compatibilice la representación de dos instituciones tan importantes como el Parlament y la Diputación, cobrando en esta corporación 6.707,27 euros brutos al mes. Además se supone que lo hace en calidad de alto cargo que supuestamente ejerce con carácter de dedicación exclusiva.

INCOMODIDAD ENTRE SUS COMPAÑEROS

Una retribución más alta que la que cobraría como concejal y diputado, 2.600 euros y 2.900 euros, respectivamente, cifra que aumentaría en ambos casos en función de portavocías y cargos en comisiones, por ejemplo, pero que nunca alcanzaría el sueldo de un vicepresidente de la Diputación. Y aunque este puesto no va acompañado de una excesiva actividad, lo cierto es que las duplicidades de Mascarell incomodan dentro de JxCAT.

Mascarell (Sant Just Desvern, 1951) renunció al sueldo de diputado de la Cámara catalana, a la que se incorporó oficialmente el pasado 4 de febrero, en sustitución de Quim Torra, después de que la Mesa del Parlament decidiera retirarle el acta de diputado en cumplimiento de la orden de la Junta Electoral.

TAMBIÉN HAY QUE SUMAR LAS DIETAS

También renunció al sueldo de concejal del Ayuntamiento de Barcelona, aunque fuentes de su partido explican que sí recibe las dietas correspondientes por asistencia efectiva a las sesiones del Consejo Municipal (plenario y comisiones), con un máximo de 32.616 euros anuales.

El sueldo de un diputado raso del Parlament asciende a 2.921 euros al mes, pero esa cifra se puede incrementar si se ostenta además el cargo de presidente del grupo parlamentario o portavoz. Además, los parlamentarios pueden recibir una indemnización por gastos de viaje y desplazamiento que van de los 18.518 euros al año si residen en el área metropolitana a los 26.067 euros si viven a una distancia de Barcelona superior a los 191 kilómetros.

EL CASO DE ARTADI

Más frecuente es la dualidad que supone ser concejal y además diputado. Elsa Artadi, compañera de Mascarell, también ha renunciado al sueldo de concejal municipal (también cobra las dietas correspondientes) porque es diputada en el Parlament.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.