ARCHIVADO EN:

El candidato de Esquerra Republicana a la alcaldía de Barcelona no está nada contento con el comportamiento de Ada Colau. Ha asegurado que quedaron en hablar y que todavía está esperando una respuesta a su planteamiento de gobierno bicéfalo: "Quedamos que me diría alguna cosa".

Este domingo el más veterano de los candidatos ha asegurado que Barcelona no puede ser un "banco de pruebas del nuevo bloque de poder español PSOE-Cs-PP bendecido por los comuns". En un apunte de Twitter recogido por Europa Press, Maragall ha criticado un "intento de cordón sanitario contra ERC" y ha añadido que no se quedarán callados ni quietos.

CONTRA LAS "POLÍTICAS FRENTISTAS"

Maragall ha defendido que su propuesta se basa en el progresismo y la defensa de los derechos y las libertades frente a las "políticas frentistas" de Manuel Valls, Cs y el PS. También aseguró el pasado 8 de junio que “Valls es una hipoteca permanente” y acusó a la alcaldesa en funciones de haber “abandonado toda equidistancia”.