El líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández, dice que "ser gamberro en Barcelona sale gratis", en clara referencia al hecho de que las sanciones que se imponen por incivismo en la ciudad casi no se cobran. Según el Ayuntamiento quedan impagadas más 70% de las multas, mientras que Fernández eleva la cifra hasta el 83%.

El edil popular ha añadido que "la intención de la alcaldesa, Ada Colau, de revisar la Ordenanza del civismo convertirá esta normativa en la Ordenanza del gamberrismo". Colau tiene intención rebajar el importe de las sanciones y no multar los comportamientos vinculados a la pobreza para evitar criminalizarla. En esta línea, Barcelona ha aumentado recientemente el cuerpo de agentes cívicos de la ciudad. 

Según Fernández, la Ordenanza del civismo que plantea Barcelona en Comú es "ambigua" y confunde "la discrecionalidad con el principio de arbitrariedad". El PP opina que la norma de Colau también es "subjetiva, lo que convertirá al gobierno en juez”.

Colau tiene la intención de que la nueva normativa entre en vigor el próximo otoño. Esto obligará a que el texto se apruebe antes del verano. Difícilmente, el texto quedará tal como lo quiere la alcaldesa, que ha dejado el tema en manos del concejal Jaume Asens, y tendrá que negociar con la oposición. Para que la propuesta prospere, el gobierno, con 11 regidores, necesitará alcanzar la mayoría de 21 concejales.

GUÀRDIA URBANA SUFICIENTE

El texto ya está en manos de la oposición. Fernández ha anunciado que presentará 42 enmmiedas y propone "una contraordenanza con normas claras y Guàrdia Urbana suficiente para hacerla cumplir, garantizando que los más vulnerables tengan atención de los servicios sociales, y que los actos impunes de los jetas no queden impunes".

El PP lamenta que "el requerimiento previo, hasta ahora excepcional, solo afectaba a los casos de nudismo y seminudismo", y ahora en la revisión que defiende Colau "puede extenderse a los grafiteros, al consumo de alcohol en la calle, a mantener relaciones sexuales en la vía pública y a los limpiaparabrisas", ha expuesto el edil.

Fernández ha criticado que en la propuesta de ordenanza del gobierno municipal "se reduzcan las sanciones referentes al top manta", y que dejen de estar prohibidas las actividades de limpiaparabrisas, la mendicidad o la prostitución. "Somos favorables a mantener las prohibiciones vigentes porque permiten a la Guàrdia Urbana intervenir".

Fernández considera que el texto propuesto por el gobierno municipal avala el botellón, porque permite el consumo de alcohol en la vía pública con limitaciones, y permite la música en la calle sin licencia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.