La CUP ha roto la unanimidad en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona de otorgar la medalla de Oro de la ciudad a la soprano Montserrat Caballé. Los portavoces de los partidos se han desecho en elogios a la cantante y han destacado por unanimidad su especial vinculación con el Liceu. Todos menos la CUP, que se han abstenido sin dar más explicaciones.

Hasta el regidor de los comunes Jaume Asens ha destacado la trayectoria de Caballé, aunque no ha podido dejar de mencionar sus “muchas sombras”. Pese a ellas, Asens ha señalado que desde el partido de Colau “creemos que merece el reconocimiento”.

BARCELONESA UNIVERSAL

Xavier Trias ha remorado algunas de sus grandes actuaciones, en las que intepretó “todo, desde Wagner a Strauss”. El líder del PDeCAT ha destacado que “convirtió al Liceu en escenario de momentos memorables, no solo de su carrera, también de la opera”.

“Es un honor y deber como barceloneses entregar la medalla a título póstumo” a Caballé, ha señalado Carina Mejías (Cs), y ha recordado que se trata de una “hija de la Barcelona humilde y trabajadora” a la que ha recordado “siempre con su sonrisa y esa prodigiosa voz.

ACTUACIÓN CON FREDDIE MERCURY

Montse Benedí, que se estrenaba este viernes como portavoz de ERC en el Ayuntamiento, ha ensalzado la “imagen icónica de Barcelona” que representa su actuación con Freddie Mercury; mientras que Jaume Collboni (PSC) ha destacado que “pocas personalidades suscitan un consenso tan grande sobre su importancia en la cultura internacional” y ha aplaudido su variedad de registros, más allá de la opera como demuestran sus colaboraciones con Vangelis o Mecano.

Para Alberto Fernández (PP) la medalla de Oro de Barcelona es insuficiente y ha reclamado, igual que ha hecho posteriormente Juanjo Puigcorbé, que se la incluya en el nomenclator de la ciudad dándole su nombre alguna calle o plaza.