ARCHIVADO EN:

Comandos especiales para “proteger a los manifestantes” se estrenarán este viernes en Barcelona. Por primera vez, grupos autónomos aplicarán tácticas de guerrilla urbana e introducirán métodos que se utilizan ya en países tan lejanos como Japón. Uno de ellos es el de un cuerpo especial para hacer de barrera entre la policía y los manifestantes. Para ello, esta semana se ha creado el MACA, que se autodefine como un “colectivo antifascista, anticapitalista y feminista que lucha contra la violencia del capital y del fascismo”.

Una comunicación de este colectivo, a la que ha tenido acceso Metrópoli Abierta, explica que se organiza de forma autónoma, asamblearia y horitzontal. El colectivo actuará especialmente en la zona de la Llotja, donde se reúne el Gobierno español a las 10 de la mañana y en las inmediaciones de la cual se prevén manifestaciones de protesta de prácticamente todos los colectivos soberanistas. Sus promotores afirman que sólo obedecen al “pueblo”.

En la comunicación aludida explican que “nuestro objetivo [para este viernes] será, como no puede ser de otra manera, apoyar al pueblo en su derecho a la autodeterminación. Somos personas curtidas en la defensa contra la policía y dispuestas a luchar por nuestros objetivos. Tenemos claro también que el 21-D no tendremos una línea de actuación protagonista, sino secundaria: nos agruparemos de madrugada en Barcelona (la convocatoria que hay es provisional) para machar en bloque hasta la Llotja. Iremos con indumentaria negra, tapados para evitar identificaciones y organizados para repeler cualquier ataque de la policía”.

ACCIONES CON CAPUCHA

Aseguran los miembros del colectivo que “será el pueblo quien decida qué hacer: MACA estará en la Llotja protegiendo a la gente de la policía”. Y resalta también: “Haremos cumplir el mandato popular: si la gente quiere avanzar, avanzaremos; si la gente quiere resistir, los protegeremos con toda nuestra fuerza. Haremos barricadas en caso de absoluta necesidad”.

Justifican las acciones con capuchas “para que no nos identifiquen. Vamos preparados para defendernos ante la policía: actuaremos contra el capital y contra el fascismo, pero nunca lo haremos de forma temeraria, poniendo en peligro la integridad de tanta gente. Somos un colectivo de acción directa contra el fascismo y el capital, que el 21-D hará de muro de contención contra los ataques de la policía”.

COLECTIVO NO VIOLENTO

En algunos círculos se habló incluso de llevar escudos y cascos de motorista, de manera similar a lo que ocurre con los manifestantes de otros países, aunque el inconveniente es que es materialmente casi imposible proveerse de escudos en un plazo de dos o tres días.

En cambio, también se ha puesto en marcha otro colectivo cuyo nombre es Escuts per la República (ExR). Este grupo, formado hace 10 días, no está todavía completamente operativo, por lo que no podrá actuar este 21-D, según uno de sus integrantes, el empresario y doctor en telecomunicaciones Ramir de Porrata, que también integró la lista electoral de Junts per Catalunya (JxCat) por Barcelona en las últimas autonómicas.

ExR es un colectivo que se autodefine no violento y cuya misión sería “crear un grupo de interposición, bien organizado, bien formado, bien equipado y bien cohesionado que cree un cordón de seguridad entre los manifestantes y los Mossos, hable con ambos, haga de mediador y evite la confrontación”. Según De Porrata, este colectivo está integrado por personas con experiencia “en la lucha no violenta, mediación y organización popular. Entre ellos hay bomberos, sanitarios, activistas, voluntarios que colaboran en las grandes manifestaciones del 11-S”.

RECOMENDACIONES DE LA FORJA

El colectivo La Forja, por su parte, envió también consejos a los activistas que participen en las movilizaciones de este viernes. Les llama “consejos antirrepresivos” y detalla las cosas necesarias que todo manifestante ha de llevar encima: “Teléfono móvil; el número de teléfono de una persona de confianza (Apuntado en algún lugar, no sólo en el móvil); el DNI; no lleves otros documentos innecesarios; una botella de agua de plástico”.

Como elementos opcionales, señala que se puede portar “una mochila ajustada con una carpeta o pieza de ropa gruesa que proteja la espalda; una máscara o alguna otra cosa para taparse las vías respiratorias en caso de que utilicen gases lacrimógenos; gafas. Evitar las lentes de contacto, porque atrapan las partículas de gas lacrimógeno”. Desaconseja, al mismo tiempo, llevar objetos de valor, como collares, anillos o brazaletes, objetos punzantes o cortantes u objetos de vidrio.