ARCHIVADO EN:

El pasado 23 abril, Antoni Fernández Teixidó dimitió como presidente de Lliures. El partido de centroderecha catalanista dio apoyo a la plataforma de Manuel Valls a la alcaldía de Barcelona, pero el exconseller de la Generalitat consideró que el exprimer ministro francés había incumplido los acuerdos para formar una candidatura conjunta al no darle ningún puesto relevante en la lista. Menos de tres meses después, Fernández Teixidó aspira a convertirse de nuevo en presidente de Lliures y tiene intención de presentar su candidatura en el congreso del partido que se celebrará a principios de otoño.

Según han informado fuentes de Lliures, este miércoles Fernández Teixido se mostró dispuesto a dar el paso al frente en una reunión que tuvo lugar en el Hotel Evenia a la que asistieron unos 50 simpatizantes de Lliures y en la que el expresidente estuvo arropado, entre otros, Roger Montañola y Xavier Salvatella, dos de sus personas más próximas. El objetivo de Fernández Teixidó, que fue nombrado presidente de Lliures en el congreso fundacional del 16 de junio de 2017, sería recuperar el control de un partido, ahora claramente dividido entre el bloque más catalanista y los partidarios de Valls, militantes que ven al político galo como alguien que puede llegar a tener voz propia en la política catalana.

UN PARTIDO DIVIDIDO

Desde que se decidió apoyar a Valls, Lliures es un partido roto por la mitad, imposible de recoser. En algunos casos, aseguran las fuentes consultadas, se ha llegado a amenazas e insultos. En la asamblea en la que se votó si se apoyaba o no la candidatura de Valls a la alcaldía de Barcelona, el  se impuso en la votación claramente al No, por un 67% a un 33%, pero los detractores de Valls, más próximos a las tesis catalanistas de la antigua CiU, jamás aceptaron la derrota. La gota que ha colmado el vaso del bloque más catalanista de Lliures ha sido el apoyo de Valls a Ada Colau para que fuera de nuevo alcaldesa de Barcelona y evitar así que la vara de mando de la ciudad cayera en manos del independentismo. 

La intención de Fernández Teixidó es convocar un mes antes del congreso de octubre una asamblea con el objetivo de aglutinar el voto hacia su candidatura y perjudicar a la lista que le podría hacer sombra y que fue la misma gente que apoyó a Valls. Las fuentes del partido consultadas por Metrópoli Abierta no se atreven a poner sobre la mesa el nombre de la persona que podría encabezar la alternativa a Fernández Teixidó, pero sostienen que podría ser alguien de la circunscripción de Tarragona o Girona. La presidencia de Lliures la decidirán unos 150 afiliados con derecho a voto. Actualmente, el cargo de presidente de Lliures lo ocupa el secretario de Organización, Àlex Porqueras, que fue el número 15 en la lista de la socialista de Núria Marín en Hospitalet de Llobregat, nombrada ahora presidenta de la Diputación de Barcelona.

UN PARTIDO SIN DINERO

Las fuentes de Lliures consultadas por este medio explican que el gran problema del partido es que no dispone de dinero. Un portavoz de Lliures critica la postura de Fernández Teixidó respecto a Valls porque le acusó de incumplir los acuerdos -algo que se niega desde el entorno de Valls-, pero aceptó los "miles de euros" que la plataforma del exprimer ministro francés dio a Lliures. Ahora, el objetivo de Lliures, en caso de que exconseller fuera elegido presidente de nuevo, sería acercarse a la Lliga Democràtica, el partido de centroderecha catalanista que está montando para parar el independentismo, para obtener financiación. A diferencia de Lliures, la Lliga Democràtica, que tiene a la regidora Eva Parera a una de sus caras visibles, sí que podría disponer de un monto de dinero importante para presentarse a las elecciones autonómicas que se pueden convocar en los próximos meses.  

La Lliga Democràtica no tiene todavía candidato para los comicios de la Generalitat. Junto a Parera, otros de los nombres que están vinculados al proyecto son el expresidente de Societat Civil Catalana, Josep Ramon Bosch, y la politóloga Astrid Barrio. En el entorno de Fernández Teixidó se sospecha que la candidatura la podría encabezar Valls, aunque él mismo lo ha negado varias veces en público. "Está implicado y apoya el partido, pero él no lo liderará", apuntan fuentes cercanas a Valls. Requeridas las fuentes sobre la opinión que Valls tiene de Fernández Teixidó, añaden que lo ve como alguien del que "no te puedas fiar". A Valls, por ejemplo, no le gustó nada el día que Fernández Teixidó eligió para dimitir. Era el 23 de abril, Sant Jordi, y Valls presentaba su libro. Sin embargo, muchas de las preguntas de los periodistas se centraron en la dimisión de Fernández Teixidó. Valls lo vivió como una ofensa.