ARCHIVADO EN:

El proyecto de la Plataforma per la Llengua de espiar a los niños durante la jornada lectiva en los patios de los colegios ha traído cola. El grupo municipal de Ciudadanos fue el primero en reaccionar y ha pedido que el Ayuntamiento de Barcelona retire las ayudas públicas a esta entidad. “La idea es presentar toda una batería de preguntas para conocer con qué finalidad se conceden las ayudas, si se tiene constancia de que se hacían seguimientos a menores y pedir que no se den más subvenciones”, explica a Metrópoli la regidora Marilén Barceló.

El partido naranja tiene constancia de pagos anuales, pero quiere conocer en detalle “cuánto dinero han ido a las arcas de esta entidad. El tema es delicado, porque hay menores de por medio, pero nos interesa mucho conocer dónde va el dinero público”. Ciudadanos pedirá que se detallen si ha habido colegios de la capital de Cataluña en el que se haya espiado a los colegiales, ya que de momento no se ha hecho público el nombre de los centros en los que la entidad había introducido a sus espías.

PAGOS ANUALES

“Sólo sabemos que durante algunos años, la Plataforma per la Llengua ha estado recibiendo 27.000 euros, y de 2018 sólo tenemos constancia de un pago de 4.855 euros”, explica Barceló.

Pero, según las memorias económicas de la propia entidad, en el año 2014 y 2015 (el primero de ellos con Xavier Trias como alcalde y el segundo, con Trias también a la cabeza del consistorio durante seis meses), la organización recibió de las arcas municipales barcelonesas 39.000 euros anuales, según consta en la documentación en poder de Metrópoli. En 2016, la cantidad quedó rebajada a 27.000 euros y en 2017 se rebajó aún más hasta los 20.000 euros. La mayoría de las ayudas municipales de Barcelona fueron para proyectos como el fomento del catalán entre los recién llegados a Barcelona, el fomento del cine en catalán o campañas para que los niños jueguen en este idioma.

CONVENIO CON MASCARELL

Pero el grueso de las subvenciones de la Plataforma per la Llengua provienen de la Generalitat. Del Govern, la asociación lingüística percibía más de 600.000 euros anuales de ayudas públicas. El 4 de enero de 2016, firmó un convenio con el consejero de Cultura, Ferran Mascarell (actual concejal de JxCat) según el que recibiría 620.000 euros anuales en los tres años siguientes, hasta totalizar 1.860.000 euros en total destinados a la “realización de actividades de esta entidad relacionadas con la extensión del uso social de al lengua catalana en diversos ámbitos”.

La Generalitat se comprometía, así, a financiar charlas, debates o conferencias de sensibilización lingüística, la dinamización de voluntarios, la elaboración de exposiciones, la difusión de recursos en diferentes formatos (adhesivos, guías, puntos de libro, desplegables, postales, litografías, aplicativos para webs o móviles, etc). También sufragaría los gastos de realización de campañas de promoción y concienciación para conseguir resultados en los ámbitos de consumo, juegos, inmigración, educación, medios de comunicación o toponimia, además de pagar actividades y actos públicos relacionados con la lengua y campañas comunicativas de difusión.

La Generalitat es el primer cotizante. En 2015, le concedió más de 570.000 euros en subvenciones. A mucha distancia, se situaba la Diputación de Barcelona, con 7.429 euros. Al año siguiente, la Diputación de Barcelona ya le dio más de 27.600 euros. En su memoria abreviada reconoce que las ayudas de la Generalitat en el ejercicio de 2016, por ejemplo, fueron de 620.000 euros. A ellas hay que sumarlo otros cuantos miles de euros provenientes de otros entes locales, lo que contrasta con los exiguos 12.000 euros de patrocinios privados. Ello significa que la práctica totalidad del dinero que mueve la plataforma proviene de las arcas públicas.

DIVERSIDAD DE ENTES PÚBLICOS

Las vías de financiación, según se desprende de los documentos y convenios en poder de este diario, alcanzaban a una gran diversidad de entes públicos: en 2015, recibió 1.477 euros de la Diputación de Barcelona por el Correfoc per la llengua. Otros 5.952,25 euros fueron para el proyecto El catalán como herramienta de inclusión social. Y 13.000 euros, para la organización y entrega del segundo Premio Martí Gasull i Roig a la ejemplaridad en defensa de la lengua. De la Diputación de Lleida, se llevó otros 6.000 euros para el proyecto Herramientas para el uso social del catalán en Comarques de Ponent, cuyo presupuesto total era de 10.110 euros. La Diputación de Tarragona le otorgó otra subvención también de 6.000 euros por el mismo proyecto pero en las comarcas de esta provincia.

Imagen del documental de TV3 sobre el uso del catalán en los patios / CCMA
Imagen del documental de TV3 sobre el uso del catalán en los patios / CCMA

Según sus propias cuentas, sin embargo, en el 2015 las subvenciones oficiales fueron de más de 723.000 euros, que ascendieron a más de 730.000 euros en 2016, ejercicio en el que tuvo unos excedentes de 130.753,39 euros. En esa fecha, tenía 12.500 socios, aunque en sus memorias señala que “podemos suponer que nuestras actividades inciden directamente sobre 100.000 personas, aproximadamente”. Plataforma per la Llengua tiene oficinas en la calle de la Diputació, en la calle de Sant Pere Més Alt y en la de Sant Honorat, por las que abona algo más de 20.000 euros anuales en concepto de alquiler.

En 2015, investigó 37 casos de presuntas discriminaciones lingüísticas en el ámbito jurídico y cinco de esos casos fueron denunciados en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos Internos del Parlamento Europeo. Realizó, asimismo, una campaña a favor de la oficialidad de la lengua catalana en la Franja de Aragón, las comarcas del sur de Francia, el Alguer y El Carxe. Otra de sus iniciativas fue una campaña bajo el lema Linkedin en català para que se incorporase el catalán como lengua de currículum y de navegación en esa red social. También se hizo un trabajo conjunto con comunidades religiosas para trabajar en la extensión del uso del catalán e incorporarlo como vivencia personal y religiosa. En este contexto, realizó una guía sobre la lengua catalana dirigida a la comunidad islámica de habla wolof.

Una gran campaña de promoción de videojuegos en catalán le llevó a organizar un acto en Girona con Joan Maria Pou, Joaquim Maria Puyal, Xavier Pérez Esquerdo y Francesc Garriga. Asimismo, editó y distribuyó agendas escolares en catalán dirigidas a alumnos de La Franja

SUBVENCIONES RECURRENTES

En 2016, el Ayuntamiento de Arenys de Mar le dio 1.262,50 euros; la Diputación de Barcelona, 1.636 euros para el Correfoc de la Llengua. Pero también obtuvo 15.000 euros por el proyecto En català, jugues?; 6.000 euros más por el programa Queremos cine en catalán en nuestra ciudad y otros 6.000 euros por el Voluntariado para la lengua y las entidades de origen recién llegados a la ciudad. Ese ejercicio, hubo otros 13.000 euros para la organización del premio Martí Gasull. La Generalitat valenciana no fue ajena a las ayudas: le otorgó 41.422,97 euros para “proyectos singulares del fomento del multilingüismo”.

En 2017, el Ayuntamiento de Arenys de Mar le dio otra subvención de 1.533 euros. La Fondazione Meta le dio otra de 5.000 euros para la edición de un libro-CD con canciones tradicionales. La Diputación de Barcelona destinó 15.000 euros a una ayuda para el programa Al Baix Besòs, el català amb ritme!. La misma institución le dio otros 30.000 euros en ese ejercicio por el Plan Lingüístico Integral de Barrio, destinado a hacer visible el catalán en la rotulación y carteles, en acercar el catalán a personas extranjeras que no lo hablan habitualmente, a concienciar a diferentes colectivos del uso social de este idioma, a acercar el catalán a entidades religiosas, a fomentar la participación de recién llegados en la adopción de la lengua catalana y a fomentar la cultura popular catalana integrada con el resto de culturas del mundo. Al mismo tiempo, recibió 13.000 euros para la organización del premio Martí Gasull, como cada año, que es una de las subvenciones recurrentes que concede la entidad provincial barcelonesa. 

La Diputación de Lleida sufragó en este año la edición de las agendas escolares para niñlos de La Franja otorgando 6.000 euros a la Plataforma per la Llengua. Y la Generalitat valenciana destinó más de 48.000 euros, como el año anterior, a los “proyectos singulares de fomento del multilingüismo”. Varios ayuntamientos más concedieron ayudas puntuales para pequeños proyectos a lo largo de estos años.