ARCHIVADO EN:

El gobierno de Ada Colau se ha enrocado de nuevo con la construcción del CAP del Raval en la capilla de la Misericòrdia en el pleno municipal. A seis días de empezar la campaña electoral y a algo más de tres semanas de las elecciones ha vuelto a llevar al Consejo Plenario revocar la cesión de la capilla de la Misericòrdia al Museu d'Art Contemporani de Barcelona (MACBA) . Sin embargo, los comuns han acabado por retirar el punto del orden del día ante la oposición de todos los grupos municipales a excepción de la CUP. Finalmente, el nuevo CAP del Raval no se levantará en la capilla de la Misericòrdia y el MACBA podrá ampliar sus instalaciones en este espacio como estaba previsto.

La decisión de PDeCAT, PSC, ERC, PP y Ciutadans no es vacía. El nuevo CAP en el Raval Nord ya cuenta con un acuerdo institucional y político muy amplio para construir el equipamiento sanitario en un solar junto al MACBA, frente a los murales de Eduardo Chillida y Keith Haring, conocido como el Cub. La intervención de los grupos municipales ha sido seguida por algunos vecinos partidarios de construir el CAP en la capilla de la Misericòrdia. El debate ha acabado con gritos de los vecinos contra los políticos de la oposición y contra el MACBA. "MACBA, fuera del barrio", han lanzado algunos de los asistentes.

VIVIR DEL CONFLICTO

Distintos grupos municipales han reprochado a Colau que volviera a incluir revocar la cesión al MACBA de la capilla de la Misericòrdia. El exalcalde Xavier Trias ha acusado al gobierno municipal de "vivir del conflicto" y de orquestar una acción meditada para poner a los vecinos en contra de los grupos municipales. El concejal del PP, Alberto Fernández Díaz, ha acusado a Colau de querer convertir el CAP del Raval Nord en el primer mítín electoral de la campaña.

Desde las filas de Ciutadans, la regidora Marilén Barceló ha recordado que los vecinos esperan un nuevo CAP desde el año 2006 y ha culpado de ello a los distintos gobiernos de la Generalitat y de la ciudad. Pero ha tildado de irresponsabilidad política el posicionamiento de los comuns cuando ya existe un documento del Departamento de Salud de la Generalitat que ve viable construir el nuevo CAP en el Cub.

500 METROS CUADRADOS MÁS

La regidora del PSC, Montserrat Ballarín, ha destacado que la nueva ubicación propuesta permitirá que el nuevo CAP tenga unos 3.000 metros cuadrados en lugar de los 2.500 que hubiera tenido en la capilla de la Misericòrdia. El concejal de ERC, Jordi Coronas, ha ido más allá y ha subrayado que en el nuevo emplazamiento el equipamiento sanitario dispondrá de 10 consultas más. "Queremos que ustedes gobiernen y acaba el mandato pero no lo hacen. No hacen posible el CAP. El barco se hunde y siguen como los músicos del Titanic, tocando el violín y desafinando".

Ante la fuerte oposición, la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin, ha retirado el punto del orden del día. "No pondremos trabas a la nueva ubicación que quieren la mayoría de grupos. Nuestra posición es que el mejor emplazamiento para el CAP es la capilla. El Cub acabará generando problemas", ha sentenciado Pin, que no repetirá como regidora el próximo mandato. La regidora también ha reclamado a Generalitat y Diputación que pongan por escrito la cesión del terreno que proponen como alternativa a la Misericòrdia.

El PP ha instado a aprovechar los días que faltan para acabar el mandato para avanzar en que el proyecto del CAP en el Raval Nord sea una realidad lo antes posible y no se espere a tramitar las modificaciones necesarias, como el cambio de planeamiento, a la llegada del nuevo gobierno de la ciudad que saldrá de las elecciones del 26 de mayo. 

El próximo paso que se tiene que dar para sacar adelante el nuevo proyecto es la firma de un convenio entre las distintas administraciones implicadas para construir el CAP en el Cub. Los vecinos contrarios a los planes de la Generalitat y Diputación -y ahora también Ayuntamiento- ya han dicho que tienen intención de seguir movilizándose. La directora del CAP y portavoz de la plataforma vecinal, Anna Romagosa, ha subrayado que el nuevo emplazamiento hará perder espacio público al barrio y opina que la proximidad que habrá entre el MACBA y el equipamiento sanitario provocará que éste reciba poca luz solar porque quedará tapado por el museo.