Colau se contradice. La alcaldesa más verde que ha tenido hasta ahora el Ayuntamiento de Barcelona ha volado 100.000 kilómetros en 19 meses produciendo más de 17 toneladas de CO2. Tal como ha avanzado Crónica Global, la primera edil del Ayuntamiento estaría contradiciendo sus ideales habiendo dado más de dos vueltas al mundo (40.075 kilómetros de circunferencia ecuatorial) en menos de dos años debido a su proyección internacional. 

La representante del consistorio barcelonés exige menos cruceros y vuelos en el marco de la declaración de emergencia climática de la ciudad. Exige a sus concejales, trabajadores y vecinos que dejen de utilizar estos medios de transporte para frenar el calentamiento global mientras ella los disfruta. 

"ESTO NO ES UN SIMULACRO"

Durante el día de ayer la administración barcelonesa impulsó un paquete de 100 iniciativas contra el cambio climático bajo el eslógan Esto no es un simulacro. Colau pasaba de la oposición del sector aéreo y de la acusación del Port de Barcelona mientras daba lecciones sobre la emergencia climática citando a la activista medioambiental sueca Greta Thunberg (la cual renuncia a viajar en aviones low cost para no generar contaminación).

Esta semana, la alcaldesa también llego a pedir a su equipo y a los trabajadores municipales que renunciasen al puente aéreo y se desplazasen en AVE para no empeorar la situación climática. Además de los límites de transporte, en la iniciativa promovida por el Ayuntamiento también se encuentra el veto parcial a la carne roja en las escuelas públicas municipales, una medida que ha generado mucha controversia. 

Aunque sus ideales promueven un estilo de vida comprometido con el medioambiente, Colau ha abusado de los viajes en avión para mejorar su imagen política de forma internacional. Del 2018 al 2019 la edil viajó a Durban, Copenhaguen, Florencia, Milán (dos veces), Nueva York, Bruselas, Roma y La Coruña, lo que suma 97.542 kilómetros y 17 toneladas de dióxido de carbono, compuesto químico del que huyen los ideales de su partido.