Ada Colau no está satisfecha con las medidas adoptadas por el Gobierno de Pedro Sánchez en materia de vivienda y, muy especialmente, en lo que se refiere al mercado del alquiler. El paquete de medidas aprobado este martes por el Consejo de Ministros contempla la suspensión de los desahucios durante seis meses tras el fin del estado de alarma, la prórroga extraordinaria de seis meses de los contratos de alquiler de vivienda habitual, una línea de microcréditos avalados por el Estado o ayudas directas de hasta 900 euros tras la crisis por importe de 700 millones de euros, entre otros.

Este plan de choque es insuficiente para Colau, quien ayer lunes pedía al Ejecutivo de Sánchez que impulsara una moratoria en el pago de los alquileres tanto de viviendas como de comercios. En una rueda de prensa telemática este martes, la alcaldesa de Barcelona ha valorado que estas medidas son "un avance, impensables en gobiernos anteriores ", pero ha matizado que no es "la medida idónea".

"NO ES LA MEDIDA DE MÁXIMOS QUE QUERÍAMOS"

Para ella, lo ideal hubiera sido la modificación de los alquileres “ya sea rebajando los precios, facilitando carencias, suspensiones o condonaciones”, según afirmo ayer. Asimismo, la líder de Barcelona en Comú pidió la suspensión inmediata de todos los alquileres propiedad de socimis y grandes empresas que puedan "hacer frente al impago a través de una reducción de beneficios previstos”, una demanda que no ha sido atendida por el Ejecutivo de Sánchez.

Ha sido este punto el que más ha molestado a la alcaldesa: "Si me lo preguntáis a mi, los grandes tenedores [de inmuebles] deberían asumir más responsabilidad, podrían asumir la totalidad de los alquileres de dos o tres mensualidades". De esta forma, ha dejado claras sus diferencias, dado que había pedido rebajas del 100% y no sólo de hasta el 50% para los grandes tenedores. No obstante, ha señalado que este Gobierno, a diferencia de anteriores, está priorizando la protección de "la mayoría social y que nadie sea desahuciado de su vivienda durante la crisis sanitaria". 

Colau no ha querido abrir un frente contra el Gobierno español, en el que participa su socio Pablo Iglesias, pero tampoco ha mostrado una alegría desmedida por el plan de choque estatal. "No es la medida de máximos que queríamos", ha dicho. Para excusar a Sánchez, la alcaldesa ha contrapuesto sus políticas a las que se hubieran impulsado desde un gobierno neoliberal, como sucedió con la crisis económica --en alusión al PP--. "Después de años de políticas neoliberales es de remarcar que se tomen medidas distintas que tengan en cuenta a los más vulnerables", ha destacado. 

También ha remarcado que en el Gobierno conviven "diferentes sensibilidades" y se ha remitido a las palabras de Iglesias a la hora de enfatizar las medidas sociales del Ejecutivo. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.