El gobierno de Ada Colau ha reculado e incorporará a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) a las negociaciones del tercer plan de igualdad del Ayuntamiento de Barcelona. Hace una semana, Metrópoli Abierta avanzó en exclusiva una sentencia judicial que dicta que el consistorio barcelonés había vulnerado la "libertad sindical" por excluir al sindicato de las reuniones. La jueza Ramona Guitart condena al consistorio a "constituir una nueva mesa negociadora" a la que se debe incluir a CSIF para "la participación y negociación del tercer plan de igualdad".

Este miércoles, la edil de Barcelona pel Canvi, Eva Parera, ha preguntado a la alcaldesa por qué motivos se excluyó a CSIF y si el Ayuntamiento tenía pensado recurrir la sentencia. Colau ha respondido que la intención es mantener el plan de igualdad y para ello incorporará a la central sindical a las reuniones. El objetivo municipal es evitar presentar un recurso contra la sentencia judicial y poder salvar el plan de igualdad, que ya fue aprobado por el pleno en diciembre de 2019. El pasado sábado, la regidora del PSC, Montserrat Ballarín​, se posicionó en términos similares a Colau. 

"SECTARISMO" DE LA ALCALDESA

La primera edil de la ciudad ha defendido en el pleno el plan de igualdad y ha subrayado que la negociación se hizo con los sindicatos que habían participado en la elaboración del segundo plan de igualdad y no con los de la Mesa General, como hubiera sido lo correcto. Cuando se negoció el segundo plan de igualdad, CSIF no tenía representación en el Ayuntamiento. Detrás de la exclusión de CSIF podría estar el "sectarismo de Colau", en palabras de Luz Guilarte, presidenta de Ciutadans en el Ayuntamiento. CSIF y la alcaldesa mantienen una guerra abierta desde 2015.

El plan de igualdad tiene como objetivo garantizar la igualdad entre hombres y mujeres que trabajan en el Ayuntamiento de Barcelona y de todos los organismos autónomos y los entes adheridos al acuerdo de condiciones laborales. Establece objetivos en distintos ámbitos estratégicos: cultura institucional, garantizar la igualdad de trato y de oportunidades, política retributiva, implantación de la perspectiva de género en la gestión de las personas, conciliación personal y familiar, prevención de los riesgos laborales y vigilancia de la salud, prevención del acoso sexual, y comunicación, lenguaje e imagen corporativa. 

El plan pone especial énfasis en la brecha salarial entre hombres y mujeres en el Ayuntamiento de Barcelona. Actualmente es del 15,85%, una cifra inferior a la brecha existente en el conjunto de Barcelona, que es del 21,9%. La reducción de la jornada para cuidar a los hijos, el mantenimiento de los roles sociales que comportan una segregación laboral y las mayores dificultades en el desarrollo de la carrera profesional de las mujeres son las principales causas de la diferencia salarial. 

INCENTIVAR LA PRESENCIA DE MUJERES EN LA GUARDIA URBANA

El plan incorpora medidas como revisar el valor que se le da a los puestos de trabajo para evitar diferencias entre hombres y mujeres, incentivar la presencia de mujeres en los cuerpos que están muy masculinizados, como la Guardia Urbana y los bomberos, evitar las pruebas de acceso que generen segregación, y promocionar las oportunidades de ascender de forma igualitaria en las estructuras internas

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.