La nota que el gobierno de Ada Colau saca por la gestión municipal de Barcelona es la más baja que el Ayuntamiento obtiene desde que la líder de los comunes está al frente de la ciudad. Según la Encuesta de Servicios Municipales, presentada el 29 de marzo, los ciudadanos le ponen al consistorio un 5,7 por el trabajo hecho en 2020. Hasta ahora, Colau jamás había bajado del 6. La peor valoración era un 6,2 en 2019 [ver aquí los documentos municipales]. La nota también es la más baja desde 2011.

La puntuación obtenida por Colau no es la más baja desde que se hace la Encuesta de Servicios Municipales, que se inició en 1985, pero de la que el consistorio ofrece una comparativa desde 1996. En 2005, el Ayuntamiento encabezado por Joan Clos obtuvo un pírrico 5,3; en 2006 y 2007, los socialistas, con Clos y Jordi Hereu de alcaldes, se tuvieron que conformar con un 5,6. En 2010, Hereu bajó hasta un 5,5. Un año después, en 2011, perdió las elecciones frente a Xavier Trias. La valoración de la gestión municipal de ese año fue un 5,7, la misma que ha obtenido ahora el gobierno de Colau. Desde entonces, las notas habían ido al alza hasta el 6,5 -la más alta desde 1996- que Colau logró en 2018.

Las notas de gestión del Ayuntamiento desde 1996 hasta 2020 / AYUNTAMIENTO DE BCNLas notas de gestión del Ayuntamiento desde 1996 hasta 2020 / AYUNTAMIENTO DE BCN

UN 59,2% CREE QUE LA CIUDAD HA EMPEORADO

La peor nota en la gestión del Ayuntamiento desde 2015 coincide con la percepción del 59,2% de los encuestados -6.676 personas- que Barcelona ha empeorado en el último año. Jamás, hasta ahora, el porcentaje había llegado al 50%. En 2013, con Trias de alcalde, un 45,2% valoró que la situación de la ciudad se había deteriorado, y en 2019, con Colau al frente de la ciudad, un 44,9% opinó que Barclona perdía comba. Eso sí, un 53,8% de los vecinos sostiene que la situación mejorará en un futuro frente a un 32,9% que dice no.

Uno de los datos más significativos de la encuesta es que casi un 30% de los barceloneses se iría de la ciudad si tuviera oportunidad o recursos. El dato coincide con una pérdida de población de Barcelona en 2020 de algo más de 13.000 ciudadanos. Una de las explicaciones es que hay gente que ha dejado la ciudad para instalarse en municipios más pequeños -costeros y con servicios- durante la pandemia. Otras son el aumento de las defunciones y el descenso de los nacimientos.

CAE EL GRADO DE SATISFACCIÓN DE VIVIR EN BARCELONA

Curiosamente, la caída demográfica en la capital catalana y el deseo de irse a otras localidades coincide con la peor nota desde 1996 del grado de satisfacción de vivir en Barcelona. Aunque, el municipio obtiene un notable -un 7,3-, se trata de la peor valoración en 15 años. En 2007, con Hereu de alcalde, los barceloneses valoraron la satisfacción de vivir en Barcelona con un 7,4. En 2006 y de 2010 a 2012, el grado de satisfacción obtuvo un 7,5. La mayor nota se logró con Clos en 2003: un 8.

Pese al descenso de los delitos en un 41% en 2020, en gran parte por el confinamiento, las restricciones y la ausencia de turistas, un 17,7% percibe que la inseguridad es el problema más grave de Barcelona. Del 5,6% de la gente que veía en 2018 la inseguridad como la principal preocupación de la ciudad, se pasó al 17,1% en 2019, 11,5 puntos más. En 2003, con Clos de alcalde, un 20,9% de barceloneses veía la inseguridad como el principal problema de la ciudad.

Gráfico sobre la evolución de la inseguridad en Barcelona / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA
Gráfico sobre la evolución de la inseguridad en Barcelona / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

EL PARO Y EL TRABAJO, LAS PRINCIPALES PREOCUPACIONES PERSONALES

Por barrios, un 21,9% de los barceloneses también cree que el principal problema es la inseguridad. A la pregunta de qué le pediría al Ayuntamiento que mejorara a nivel de ciudad, un 10,9% de los encuestados contesta que la gestión de la seguridad seguido de mejorar la limpieza (9,1%) y el acceso a la vivienda (9%). En cambio, si se pregunta a los ciudadanos cuál es el problema que más les afecta a nivel personal, la inseguridad baja a la cuarta posición (7,2%) y el primer puesto lo ocupa el paro y las condiciones de trabajo (15,2%).

Como en anteriores encuestas, el Ayuntamiento pregunta a los ciudadanos por 26 servicios municipales concretos. El único que suspende es el aparcamiento, que obtiene un 4, mientras que la mejor nota es para los bomberos (8,2) y las bibliotecas (7,7). La Guardia Urbana recibe una valoración de 6,1 puntos, y la seguridad ciudadana -es decir la gestión municipal que se hace de la inseguridad- logra una nota de 5,2 y 5,8 en la ciudad y en el barrio, respectivamente. Los vecinos de la franja BesòsCiutat Vella y la zona de la Marina son los que están más preocupados por la delincuencia. La gestión de la circulación obtiene un 5,5, mientras que los servicios sociales logran un 6,6.

La Encuesta de Servicios Municipales es el estudio de opinión y valoración de la gestión municipal y sobre el estado de la ciudad más amplia que se hace en Barcelona. Unos 6.000 ciudadanos son entrevistados por el Ayuntamiento para su elaboración. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.