ARCHIVADO EN:

Ada Colau juega al despiste y utiliza la sentencia del Tribunal Supremo contra los políticos independentistas para tapar sus miserias. Para silenciar los datos sobre la inseguridad en Barcelona. La ciudad sufre el mayor índice de delitos de los últimos 35 años, pero muy pocos vecinos se han enterado de una realidad ocultada por el gobierno local

El día después de la sentencia, y con Barcelona muy convulsionada por las manifestaciones independentistas, Colau publicó los datos de la encuesta de victimización en la página web del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento desveló las cifras de la vergüenza a escondidas, sin anuncio previo ni rueda de prensa.

LOS DATOS OFICIALES

A Colau no le interesa hablar de la seguridad. Uno de cada tres barceloneses sufrió algún delito en 2018. En 2019, los cifras son peores. El Ministerio del Interior registró 100.000 delitos entre el 1 de enero y el 30 de junio en la capital catalana. Los robos con violencia también han subido un 30%.

Colau calla. No tiene argumentos y es cobarde. Hace dos años, cuando se hundieron 144 nichos en el Ayuntamiento de Montjuïc, ni tan siquiera pidió disculpas a los afectados. Ella, que dice ser tan justa y transparente, se esconde, pero la historia le pasará factura. Será recordada como la peor alcaldesa de la historia. Al tiempo.