El gobierno de Ada Colau gasta casi 79.000 euros en un estudio sobre el dentista municipal, concretamente 78.988,80 euros, IVA incluido, según los datos que figuran en la licitación que la empresa Barcelona de Serveis Municipals (B:SM) puso en marcha el 4 de marzo y para el que finalizó el periodo de presentación de ofertas el 13 de marzo.

La licitación para el informe del dentista municipal / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

El encargo municipal es para el análisis de emplazamiento y las actuaciones complementarias para la puesta en marcha del servicio. La idea inicial era que la primera consulta abriera en un barrio vulnerable a nivel económico durante el primer semestre de 2021. Fuentes municipales han explicado ahora que el coronavirus lo ha alterado todo y que habrá que ver si el dentista municipal pueda abrir en las fechas previstas.

SERVICIO AUTOFINANCIABLE

El pliegue técnico que acompaña la licitación de 78.988,80 euros dice que el estudio es "para identificar los emplazamientos idóneos para la implantación del servicio de odontología municipal, así como aquellas cuestiones complementarias" para constatar que el servicio será autofinanciable.

Según el Ayuntamiento, el objetivo de la iniciativa es ofrecer un servicio sanitario de credibilidad profesional y de calidad, "con precios ajustados a sus costes, facilitando el acceso a los servicios odontológicos a colectivos de recursos económicos modestos". La nueva actividad se desarrollará sin subvenciones, en régimen de libre concurrencia, y deberá ser sostenible económicamente

CUATRO MESES

Con la entrada en vigor del estado de alarma, la mayor parte de los contratos municipales se paralizaron, éste también. En este caso, el cierre de la presentación de ofertas fue un día antes del decreto gubernamental. B:SM asegura ahora que la contratación se ha reactivado. La elaboración del estudio se prolongará durante cuatro meses, a contar desde la firma del contrato. 

Las intenciones municipales es que el dentista, cuando abra, pueda llegar a atender a 36.000 personas al año, la mitad durante el primer ejercicio, y que los precios oscilarán entre un 13% y un 40% por debajo de las consultas privadas. El objetivo es disponer de dos centros, en los que puedan trabajar unas 40 personas entre dentistas, administrativos e higienistas, que abrirán en distintas fases. La primera clínica tendrá ocho butacas.

Segun la regidora de Salud, Gemma Tarafa, lo más probable es que la primera clínica abra en Nou Barris, uno de los distritos más pobres de la ciudad, aunque el citado informe que se quiere elaborar es el que lo acabará de decidir. Otras opciones es que el primer equipamiento pueda levantar la persiana en Sant Martí, Sant Andreu o Ciutat Vella. Tarafa dice que se quiere llegar al 12% de ciudadanos que no pueden ir al dentista por motivos económicos. 

LEVANTAMIENTO DE LAS MEDIDAS CAUTELARES

El pasado 4 de febrero, el Ayuntamiento de Barcelona anunció que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) levantó las medidas cautelares que impedían desarrollar el dentista municipal. El alto tribunal negó que la iniciativa de Colau suponga un agravio irreparable para el Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Cataluña, que fue quien puso el contencioso contra el consistorio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.