El concejal de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha pedido a la ciudadanía seguir trabajando desde casa para que, a partir de este martes, solo salgan a la calle quienes no puedan hacerlo a distancia y los empleados de servicios esenciales: "Mañana no cambia nada sustancialmente" en Barcelona, ha indicado.

En una rueda de prensa telemática, ha hecho un "llamamiento a mantener la situación general de reclusión, con excepciones muy contadas", como han hecho gran parte de los barceloneses las últimas semanas para frenar contagios de coronavirus, según ha aclarado el político de Sant Gervasi este lunes.

ZONAS DE VIGILANCIA

Desde este martes se "refuerza" la presencia de los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona, presentes en 32 puntos de vigilancia especial. Además, los agentes patrullarán en los nudos básicos de comunicación, y vigilarán que no haya aglomeraciones en el transporte público y que los usuarios mantengan las distancias de seguridad.

La Guardia Urbana también controlará los flujos de personas en la ciudad, pidiendo en su caso explicaciones para controlar "que todo el mundo quede confinado con las excepciones" previstas.

MEDIO MILLÓN DE MASCARILLAS

El miembro de Units per Avançar también ha explicado que el operativo de distribución de mascarillas entregadas por el Gobierno corresponde a la Generalitat, y que la Guardia Urbana se ha limitado a transportar medio millón de unidades de Sant Andreu de la Barca a dependencias de la Cruz Roja, a solicitud de Protección Civil.

"Que nadie se dé prisa en ir a buscar mascarillas; se hará una distribución racional que hará la Direcció General de Protección Civil", y ha añadido que con 500.000 mascarillas habrá para todos.

MÁS DE 20.000 DENUNCIAS

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Urbana han cursado 23.760 denuncias en Barcelona y han realizado 42.573 advertencias desde que se decretó el estado de alarma por el cornavirus, ha informado Batlle.

Preguntado por una denuncia a una activista de la Red de Cuidados Antirracista, algó de lo que alertó la propia entidad, ha respondido: "Si hay alguna sanción mal aplicada, la corregimos", aunque ha añadido que en alguna ocasión lo han revisado y han podido comprobar que la sanción estaba bien aplicada.

Finalmente, Batlle ha advertido de que "todo aquel que no tenga justificación o acreditación para realizar la actividad será sancionado". También ha pedido no convertir anécdotas en categoría, y ha asegurado que los cuerpos de seguridad tienen la obligación de hacer cumplir las condiciones de reclusión.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.