Los barceloneses prefieren un pacto independentista a tres bandas, entre ERC, Junts per Catalunya y la CUP, tras las elecciones municipales que se celebrarán el 26 de mayo, según los datos del último sondeo del Centre d'Estudis Sociològics para Metrópoli Abierta. Esta opción, que aglutina desde la derecha secesionista hasta la izquierda más radical, cuenta con la bendición del 18,9% de los ciudadanos y añadiría más tensión a la actual inestabilidad política que se vive en Cataluña.

El estudio sociológico augura una victoria de Ernest Maragall, cabeza de cartel de ERC, con 11 concejales. Junts per Catalunya lograría 6 concejales y la CUP mantendría los tres actuales. Las tres formaciones sumarían 20 concejales en un consistorio con 41 representantes. No contarían con mayoría absoluta. Con un gobierno independentista, el debate identitario ganaría protagonismo en detrimento de los problemas de una ciudad debilitada por los daños colaterales derivados del procés (fuga de empresas, crispación en las calles...).

EL OTRO TRIPARTITO

La segunda alianza con más adeptos (17,4%) sería la formada por ERC, Barcelona en Comú (9 concejales) y PSC (7), que podría gobernar con mayoría absoluta. Los tres partidos sumarían 27 concejales. La coalición que lidera Ada Colau perdería dos representantes respecto a 2015 y los socialistas, con Jaume Collboni como alcaldable, sumarían tres más. El sondeo también apunta un importante avance del PSC respecto a anteriores sondeos (+3,1 puntos). Collboni, asimismo, confía en una victoria de Pedro Sánchez en las elecciones generales para obtener algún representante más. Posiblemente, en detrimento de los comunes.

Mucho menos viable es un pacto entre ERC y Junts per Catalunya, sin los antisistemas de la CUP, deseado por el 14,6% de los barceloneses. Las dos formaciones sumarían 17 concejales y las distancias entre ambas se han reducido en los últimos meses. Mientras los republicanos retroceden, PdeCAT/Junts per Catalunya remonta posiciones tras desvelarse que su lista electoral estará liderada por Joaquim Forn y Elsa Artadi. Entre ambas formaciones, sin embargo, hay muchos reproches y recelos.

INDEPENDENTISTAS SIN LA CUP

Una alianza entre ERC (11) y Barcelona en Comú (9) también rozaría la mayoría absoluta en el consistorio barcelonés. Este posible pacto entre las dos formaciones de izquierda es del agrado del 13,9% de los ciudadanos. En los últimos meses, además, se ha especulado mucho con un posible acuerdo verbal entre republicanos y podemitas. Conocida también es la buena sintonía entre Pablo Iglesias y Oriol Junqueras.

Ernest Maragall ha criticado a la justicia española por su decisión sobre los lazos amarillos / CR
Ernest Maragall, candidato de ERC en las municipales de Barcelona

Los partidarios de un acuerdo entre formaciones no independentistas contemplan distintos escenarios. La opción más deseada (9,5%) es un acuerdo entre PSC, Barcelona en Comú y Ciutadans. La suma de las tres fuerzas garantizaría 21 concejales, suficientes para gobernar con mayoría. El acuerdo parece poco probable por las grandes discrepancias entre Colau y Manuel Valls, líder de la plataforma Barcelona, capital europea, que cuenta con el apoyo de Ciudadanos. El exprimer ministro francés ha recalcado desde su presentación oficial que los dos grandes males de Barcelona son el independentismo y el populismo de Colau, a quienes culpa de la pérdida de prestigio de la Ciudad Condal. Collboni, en cambio, es el político más buscado en posibles pactos.

PACTO CONSTITUCIONALISTA

Un 6,6% de los barceloneses defiende un pacto entre PP, Ciudadanos y PSC, las tres formaciones constitucionalistas con representación en el Ayuntamiento en el actal mandato. El sondeo, sin embargo, constata que los populares podrían quedarse, por primera vez, sin representación en el consistorio.

La alianza con menos avales sería entre PP, Ciudadanos y Vox, los tres partidos que gobiernan en Andalucía. El estudio sociológico solo concede representación a la formación naranja, mientras que el partido de extrema derecha no obtendría ningún concejal. El PP sería el partido más perjudicado por la irrupción de Vox, cuyos votos podrían impedir que los populares tengan voz y voto en el Ayuntamiento. “Vox es el gran rival del PP”, asumen en las filas populares.

MÁS DUDAS QUE CERTEZAS

A falta de escasos dos meses para las elecciones, la gobernabilidad de Barcelona suscita muchas más dudas que certezas. Las distancias entre las principales formaciones incluso podrían reducirse en función de muchas variables. Entre ellas, la participación y el resultado de las generales.

El sondeo, avanzado por Metrópoli Abierta, confirma que el 22,0% de los barceloneses ha expresado su intención de votar a Maragall, mientras que Colau tiene una intención de voto directa del 18,4% y Jaume Collboni completa el podio con un 13,6%. Les siguen Forn (11,5%), Valls (8,6%) y Anna Saliente (6,5%).

El alcaldable Jaume Collboni durante el acto de campaña de Barcelona / EUROPA PRESS
Jaume Collboni, alcaldable por el PSC

TRASVASE DE VOTOS

El estudio revela otros datos interesantes. El porcentaje de votantes indecisos, por ejemplo, es mucho más bajo que en otros comicios y solo el 10% de los entrevistados no expresa su voto. Por otra parte, se produce un importante trasvase de votos del PP a Valls (30,8%) y de Junts per Catalunya a Maragall (27,6%), respecto a las autonómicas de 2017 También hay una transferencia de Ciudadanos hacia el PSC (16%) y de la CUP a BeC (15,6%).

FICHA TÉCNICA

La encuesta se ha realizado a hombres y mujeres de 18 años y más, residentes en Barcelona ciudad con derecho a voto en las elecciones municipales. Se han hecho 800 entrevistas, lo que supone la aceptación de un margen de error estadístico para el conjunto de la muestra de  ± 3,53%, considerando p=q=50, con un nivel de confianza del 95,5%.

Fijación de la muestra: Proporcional a la distribución real de la población.

Procedimiento de muestreo : Polietápico, estratificado por conglomerados. La selección de las unidades primarias de muestreo (DM) de forma aleatoria proporcional, la de las unidades secundarias (hogares) a través de la selección aleatoria de teléfonos entre todos los registrados, y la de las unidades finales (individuos) bajo la fijación de cuotas cruzadas de género y edad.

Fechas de campo: Realizado entre el 21 y el 28 de marzo de 2019.