El Ayuntamiento de Barcelona ha detectado un 40% de incumplimientos en la normativa sobre souvenirs, que está en vigor desde 2008. Desde febrero hasta julio se han realizado 183 inspecciones en locales de la ciudad, principalmente en Ciutat Vella, aunque también se han desplegado en comercios del Eixample, Gràcia y Horta-Guinardó.

En este sentido, el consistorio ha desplegado una campaña informativa y sancionadora que tiene la finalidad de explicar a los comerciantes la normativa vigente y, posteriormente, realizar una segunda inspección en los casos en que se hayan detectado incumplimientos.

INSPECCIÓN EN 126 LOCALES

El consistorio ha inspeccionado 126 locales en el Eixample, 55 en Gràcia y dos en Horta-Guinardó, donde ha comprobado 74 incumplimientos en una primera ronda; además, en el distrito del Eixample se han abierto 32 procedimientos sancionadores.

La normativa establece que aquellos establecimientos que destinan hasta un 20% de su superficie a vender souvenirs deben agrupar sus productos en un espacio determinado y diferenciado del resto de productos, el cual debe estar rotulado y no visible desde la vía pública; solo los locales con licencias específica de venta de estos objetos pueden superar este 20%.

AUGE DEL TURISMO

La cuarta teniente de alcaldía, Janet Sanz, ha explicado que en los alrededores de la Sagrada Familia, del Camp Nou y el Park Güell es donde más han incrementado los comercios que ofrecen productos de recuerdo debido al auge del turismo en la ciudad en los últimos años.

Las multas oscilan entre los 500 euros hasta los 3.000 euros.