El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Damià Calvet, ha lamentado este domingo la "postura intransigente" de los taxistas de Barcelona, que han decidido mantener la huelga indefinida, que mantiene colapsada la Gran Via. En una entrevista en RAC1 ha mostrado su decepción por la decisión de la asamblea de taxistas y ha anunciado que se volverán a reunir nuevamente el martes. 

La movilidad en la ciudad condal se está viendo complicada a causa de las ocupaciones de la Gran Via y la Diagonal por parte de los taxis y los VTC, es por eso que Calvet ha asegurado que la Generalitat va a reforzar el transporte público hasta que termine la huelga: "para que la movilidad sea lo más normal posible".

El conseller también ha querido aprovechar el discurso para tildar de chantajista la actitud de los taxistas: "A veces la percepción de la ciudad es que (la protesta) es un pelo chantajista, y por parte de algunos violenta. Eso les resta" y ha asegurado que los ciudadanos no entienden estas medidas tan drásticas.

Calvet ha explicado que el equipo interno de la Conselleria continuará trabajando en el desarrollo del decreto ley que propusieron inicialmente, ya que los taxistas se han negado a acabar con la protesta y ha insistido en que su propuesta pretende que la combinación entre el decreto ley y la regulación de los ayuntamientos y el AMB "sea lo más competitiva posible para los taxis y más eficiente para el ciudadano".

Damià Calvet ha asegurado que no le consta que la protesta se vaya a extender por más municipios de Catalunya: "Lo lamentaría", ha añadido, tras lo que ha defendido su propuesta como una oportunidad para el sector del taxi para ponerse al día.

LA GENERALITAT RECLAMA UNA MAYOR ACTUACIÓN AL AYUNTAMIENTO

El conseller ha pedido a la alcaldesa, Ada Colau, que "deje de esconderse detrás de la Generalitat, que se moje" y diga cuánto tiempo ampliaría el tiempo de precontractación del VTC, recordemos que durante los días que llevamos de huelga, Colau ha acusado a la Generalitat de el conflicto con el taxi. 

"Lo que la alcaldesa querría en la práctica es eliminar a los VTC", ha sostenido Calvet y ha prometido que esa no es la solución que quiere implementar el Govern, sino la de un servicio compatible con el de los taxistas, cree que hay un modelo posible en el que convivan los taxis y los VTC.