Salvo sorpresa mayúscula, la funeraria pública del gobierno de Ada Colau queda enterrada definitivamante. En esta ocasión, el PSC era uno de los grupos que tenía la llave para que el proyecto se aprobara, pero los socialistas de Jaume Collboni no darán aire a Colau a tres meses de las elecciones. Ahora, solo un voto favorable o la abstención del PDeCAT puede salvar a la alcaldesa. La principal razón esgrimida por el ejecutivo para la creación de la funeraria es el elevado precio de los entierros en Barcelona, pero a lo largo del mandato la primera edil de la ciudad ha sido incapaz de alcanzar un acuerdo con la oposición para sacar adelante la propuesta.

La regidora Carmen Andrés dice que intentar aprobar el proyecto a 100 días de los comicios es "electoralista". "Colau busca tapar el fracaso de las políticas en esta materia de todo el mandato". El PSC, partidario de precios más asequibles en los sepelios, considera que la intención de los comuns es un "desbarajuste" fruto de la "improvisación". Andrés ha recordado que el gobierno no ejerció su derecho de veto en el aumento del precio de un 16% de los entierros más económicos de Servicios Funerarios de Barcelona, en la que el consistorio tiene un 15% del accionariado. 

LA MAYORÍA DEL PLENO, EN CONTRA

En principio, y salvo sorpresa de última hora, Colau contará en el pleno del día 22 con el apoyo de la CUP, los regidores no adscritos, Juanjo Puigcorbé y Gerard Ardanuy, y, probablemente, ERC, aunque los republicanos no lo han confirmado. En cambio, Ciutadans, PP y PSC se posicionarán en contra. Desde el PDeCAT, una fuente asegura que votarán en contra, pero oficialmente el partido mantiene que la decisión se tomará la proxima semana. Otras fuentes del grupo municipal de Xavier Trias tampoco se muestran muy partidarias de dar aire a Colau a tres meses de las elecciones.

Los populares consideran que “la funeraria pública no garantiza una rebaja de los precios” y piden a Colau que baje “las tasas municipales”. El concejal Javier Mulleras se ha mostrado, asimismo, muy crítico con la gestión del actual gobierno municipal respecto a la crisis desatada por el hundimiento de 144 nichos en el cementerio de Montjuïc, denunciando la escasa inversión que la empresa municipal, Cementiris de Barcelona, en labores de mantenimiento de sus instalaciones.

ACUERDO CON LA CUP

Aunque en tres ocasiones Eloi Badia, uno de los regidores de Colau, ha tenido que retirar la votación sobre la funeraria del pleno municipal, el pasado 8 de febrero, el gobierno municipal decidió recuperar el proyecto después de alcanzar un acuerdo con la CUP, que plantea la construcción de tres tanatorios antes de 2022, junto a los cementerios de Sant Andreu, Poblenou y Montjuïc, con un máximo de 26 velatorios entre los tres y una inversión de 15,9 millones. Colau y CUP plantean también recuperar la gestión de las instalaciones de Les Corts, Collserola y Sant Gervasi, cuando acaben las concesiones, entre los años 2048 y 2054. Esto elevaría hasta las 60 los velatorios municipales.​

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.