Los trabajadores que forman parte del Comité de Empresa del Zoo se han dirigido a los patrones del parque. Aseguran que después del “intenso trabajo desde la última reunión de la Fundación”, en la que trabajaron en la elaboración de la “enésima” propuesta sobre el proyecto del nuevo modelo del Zoológico, consideran “absurda e incomprensible la anulación de la reunión de hoy” por parte del ejecutivo de Ada Colau. El encuentro, previsto para este miércoles se había convocado para analizar las aportaciones que habían presentado los miembros del patronato. “El objetivo era debatir y llegar a un consenso”, aseguran los miembros del Comité de Empresa.

Según informan en un comunicado, el Ayuntamiento ha descartado este texto, que integraba las aportaciones hechas por los patrones, sin haberles dado la oportunidad de celebrar una reunión donde realizar las enmiendas correspondientes y debatir con todos los miembros del patronato. Según explica el Comité de Empresa, los trabajadores se niegan a renunciar a la posibilidad de reunirse con el patronato y les han convocado de nuevo con el fin de elaborar una respuesta colectiva que aúne las propuestas de los trabajadores y los patrones.

EL ÚNICO OBSTÁCULO

Por su parte, el regidor del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento, Santiago Alonso, ha afirmado que “el único obstáculo para la modernización del Zoo es el gobierno de Colau”. El edil de la formación naranja ha criticado la “anulación in extremis” de la reunión del patronato del Zoo. Alonso ha recordado que el mes pasado se iba a aprobar el texto del Plan Estratégico por unanimidad. Sin embargo, el gobierno municipal “ha añadido enmiendas que dinamitan el consenso alcanzado”.

“Colau lleva 4 años escondiendo la cabeza como un avestruz”, ha añadido Alonso. Además, asegura que “la modernización del zoo sigue estancada por su inacción”. También ha insistido en la necesidad de buscar una “solución inmediata” a la situación de los delfines, que siguen viviendo en “condiciones inadecuadas y que están en contra de los estándares internacionales”. Por todo ello, Alonso ha exigido a Colau que recule y busque el consenso entre todas las partes para que el zoo se convierta en un referente internacional en cuanto a la protección de la biodiversidad y la educación medioambiental.

EXPULSADOS

No es la primera vez que se silencia la voz de los trabajadores del Zoo. Janet Sanz, la directora del Área de Ecología, Urbanismo y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, quiso expulsar de la sala a trabajadores del parque Zoológico de la ciudad tras impedirles hacer uso de la palabra, durante una reunión a tres bandas entre el consistorio, la Fundación del Zoo y el Comité de Empresa, que tuvo lugar el pasado 23 de enero.

El motivo de la reunión era aprobar el plan estratégico para la emblemática instalación; un plan que, en principio, garantizaba el futuro del centro y que contaba con el beneplácito de los empleados.

DESENCADENANTE

Lo que desencadenó los acontecimientos fue un cambio de última hora en el documento que se pretendía acordar entre dichas partes. Ello motivó la indignación de los trabajadores, que, al enterarse de la modificación, acudieron al encuentro para pedir explicaciones a Sanz.

Sanz impidió que los trabajadores pudiesen dar su opinión y, al no conseguirlo, solicitó que fueran expulsados de la sala de reuniones. De esta manera, al permanecer en su sitio pese a la orden de sacarlos fuera del acto, los trabajadores pudieron escuchar en qué les afectan los nuevos cambios -polémicos cambios- propuestos por el gobierno municipal.