La síndica de greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, tendrá una nueva adjunta, salvo que en los próximos días algunos grupos municipales cambien su sentido del voto. El gobierno de Ada Colau y la mayoría de los grupos de la oposición han avalado en comisión el nombramiento de la medidadora Natàlia Ferré Giró. La designación tendrá que ser confirmada en el pleno municipal del próximo 22 de febrero. El cargo necesita el visto bueno de dos terceras partes del plenario, es decir de 27 de los 41 regidores. 

El nombramiento, a propuesta de la síndica, fue aprobado con los votos a favor de Barcelona en Comú, PDeCAT, ERCPSC y el regidor no adscrito, Juanjo Puigcorbé. De repetirse esta votación en el pleno, Giró lograría el apoyo de 29 de los 41 regidores del pleno. Ciutadans, PP y CUP hicieron una reserva de voto y no se posicionarán hasta el 22 de febrero, mientras que el otro concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, no asistió a la comisión, pero ha confirmado que en el pleno avalará el cargo.

FORMALIZAR UN PROCEDIMIENTO

Diversos grupos municipales, incluso algunos de los que votaron favorablemente, han puesto en duda un nombramiento de un alto cargo municipal a tres meses de las elecciones y cuya continuidad está garantizada más allá de los comicios porque es un cargo de confianza de la síndica. El concejal del PDeCAT, Jaume Ciurana, planteó en la comisión de Presidencia "formalizar algún tipo de procedimiento" en el nombramiento de estos cargos. "No lo ponemos sobre la mesa para este caso en concreto sino para institucionalizarlo y que no obedezca a la voluntad o no de la síndica u otras personas", dijo Ciurana. En términos parecidos se expresó el PSC. Carmen Andrés se mostró partidaria de buscar alguna vía para conocer mejor los perfiles.

Ferré es experta en la resolución de conflictos y miembro del Consell de la Advocacia Catalana, según su perfil de Linkedin. La abogada figura también en la web de ADDO Conflict Resolution, un despacho multidisciplinar con más de 17 años de experiencia en mediación que Ferré fundó junto con Artur Roman. Actualmente, la letrada trabaja en el Centre de Mediació de Dret Privat de Catalunya, un organismo dependiente del Departamento de Justícia de la Generalitat.

LA SÍNDICA, HASTA 2021

La actual síndica, que supervisa la actuación municipal y la vuneración de las libertades públicas y los derechos fundamentales en Barcelona, acaba su mandato a mediados de 2021. Llegó al cargo por primera vez en mayo de 2010, con Jordi Hereu como alcalde, y ha estado también con Xavier Trias y Ada Colau gobernando la ciudad. 

En el inicio de la intervención en la comisión de Presidencia, el concejal Jaume Asens, departamento del que cuelga la oficina de la síndica a nivel administrativo, agradeció a Vilà "sus 13 años de dedicación". Lo cierto es que la actual defensora no lleva en el cargo 13 años sino casi nueve y está previsto que acabe su mandato a mediados de 2021.