ARCHIVADO EN:

La temporada alta de baño en Barcelona es insoportable. Miles de turistas acuden cada día a disfrutar del sol y el mar, convirtiendo así playas como la Barceloneta en un espacio infranqueable. Es por eso que este año el Ayuntamiento de Barcelona, que encabeza Ada Colau, ha decidido reducir el número de chiringuitos, sombrillas y hamacas en las playas de la ciudad para evitar la saturación.

Así pues, habrá un 25 % menos de chiringuitos, 15 unidades frente a las 20 del verano pasado. Además, todos los chiringuitos de playa estarán obligados a servir las bebidas con vasos reutilizables a partir del 1 de junio, para conseguir "el residuo cero en las playas". En esta línea, las sombrillas se han reducido un 75 %, descendiendo de las 2.300 unidades en 2017 a las 575 de este año, también habrá un 50 % menos de hamacas, pasando de las 2.300 de 2017 a las 1.150 de 2018. Son solo algunas de las 39 medidas que el consistorio implementará.

Según ha explicado este jueves el comisionado de Ecología del Ayuntamiento de Barcelona, Frederic Ximeno, esta medida afectará sobre todo a las playas de la Barceloneta, Somorrostro, Sant Sebastià y Sant Miquel o Nova Icària. "El año pasado ya pusimos de manifiesto la preocupación por el grado de saturación y con esta reducción potenciamos el uso colectivo de las playas", ha recordado Ximeno.

Otra de las medidas es que habrá una nueva zona de baño asistido en la playa de Llevant, que se suma a la de la Barceloneta, Nova Icària y la zona de baños del Fórum. Son áreas compuestas por una casita vestuario, sillas anfibias, grúas elevadoras, chalecos salvavidas y sombrillas, y supervisadas con personal técnico especializado que ofrece apoyo a las personas con movilidad reducida para entrar y salir del mar y poder disfrutar así del baño.

SIN TORNEOS DE VOLEY-PLAYA

Además, los torneos de voley-playa que organizaban las entidades se anularán en temporada alta y se celebrarán de octubre a Semana Santa. Lo que no variará respecto al año pasado es el acceso de perros a la playa Llevant, que después del éxito (y polémica) de las dos primeras ediciones, el Ayuntamiento ha decidido mantenerlo de forma definitiva, limitando el acceso a 100 perros a la vez.

Asimismo, con el objetivo de "potenciar la perspectiva de las playas como espacios naturales” se instalará una nueva señalización en las playas que incluya información sobre el ecosistema marino y buenas prácticas para reducir la introducción de basura en el mar. Playas limpias y sin saturación... ¿se conseguirá?