430 familias de Barelona esperan un piso de emergencia social que ya les ha sido adjudicado, pero que no pueden acceder a él porque el Consorcio de la Vivienda no dispone de casas para atender estos casos. Se trata de unidades de convivencia o familias en claro riesgo de exclusión social que necesitan una atención de urgencia porque han sido desahuciadas o pueden perder su casa próximamente. El dato lo reconoció este viernes el concejal de vivienda, Josep Maria Montaner, a pregunta de la regidora de Ciutadans, Marilen Barcelo, durante el pleno municipal (en el minuto 03.46.50). En un año, el número de personas que esperan este tipo de vivienda casi se ha doblado. Ha pasado de 220, en 2017, a 430 actualmente.

Montaner dijo que ahora en la mesa de emergencia social hay 502 expedientes de familias que esperan una vivienda urgentemente y en 430 casos se ha hecho una "valoración positiva", lo que significa que se les tiene que conceder un lugar donde vivir inmediatamente.  Sin embargo siguen sin casa. La mesa de emergencia forma parte del Consorcio de la Vivienda de Barcelona, una institución financiada, en principio, en un 60% por la Generalitat y en un 40% por el Ayuntamiento. Pero la mayor parte de los pisos son de titularidad municipal.

MONTANER NO REPETIRÁ COMO CONCEJAL

Según Montaner, este mandato se han puesto a disposición de la mesa de emergencia social 1.072 viviendas, de las cuales el Ayuntamiento ha aportado 834 y la Generalitat únicamente 236. "Lo calcule como lo calcule, si la Generalitat hubiera puesto los pisos que le pertocan por ese 60%, no habría 430 familias esperando una vivienda", afirmó el regidor de vivienda, que no repetirá en la lista de los comuns  el próximo mandato. En los datos facilitados por el regidor faltan dos pisos.

Barceló recriminó a Montaner que hay 430 familias que no son atendidas y recordó al concejal de Colau que esta cifra hace un año era alrededor de la la mitad. "Atención inmediata es urgencia y esta atención inmediata no está llegando. En temas de vivienda, sus promesas electorales se han convertido en su talón de Aquiles. Pero lo peor es que detrás hay famlilias que están sufriendo". Ahora estas familias, muy posiblemente, siguen en sus casas esperando si son desahuciadas, están en pensiones pagadas por la Administración o se han buscado la vida por su cuenta.

"Realmente, ¿ustedes están contentos con la gestión de la vivienda que hacen?", preguntó la edil. Barceló dijo que los comuns no hacen autocrítica y reprochó a Montaner que durante la campaña electoral prometieron que acabarían con los desahucios y se siguen produciendo entre ocho y nueve cada día. "No es solo competencia suya, pero lo prometieron".

La edil también denunció que el mandato acabará con unos 800 pisos sociales construidos cuando antes de los comicios de 2015 Colau aseguró que levantarían 4000. Barceló criticó también que en distintos solares públicos de la ciudad se han puesto carteles en los que se dice que se construirá vivienda social cuando no está previsto ni el inicio de las obras. "Será otra promesa que no cumplirán. En su tema estrella, la vivienda, en lugar de ir a al alza, van a la baja".

4.500 PISOS, SEGÚN LOS 'COMUNS'

Montaner se intento defender de los ataques de Barceló. Dijo que en vivienda todo lo que se haga "siempre será insuficiente", pero que el gobierno municipal estaba llevando a cabo "un cambio estructural" en esta materia. "Es un cambio histórico", apunto el concejal de Vivienda. Según Montaner, hay 4.500 pisos sociales acabados, en construcción o licitación. El regidor negó que hubieran prometido acabar con los desahucios. "Dijimos que lucharíamos contra ellos y estamos haciendo todo lo posible"

Para los comuns, el problema de los desahucios no afecta solo a Barcelona sino a toda España. "Hay unas razones de fondo, razones económicas que tienen que ver con el control de los precios de los alquileres y con las políticas estructurales de la vivienda. Este país no ha tenido políticas de vivienda y ustedes [en relación a Ciutadans] apoyaron al PP para acabar con la poca política que había mientras los populares estuvieron en el Gobierno", soltó el concejal de Colau.

LIMITAR LOS ALQUILERES

En opinión de Montaner, ahora el PSOE está intentando  dar un impulso a la política de vivienda con el apoyo de Podemos para disponer de más presupuesto y poner en marcha medidas como alargar los años de contrato de los alquileres y limitar los precios de los alquileres, algo a lo que, según Colau, se comprometió el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a través de un cambio en la ley estatal que permita a las ciudades regularlo.

Montaner concluyó afirmando que el problema de la vivienda es "planetario. Afecta a muchas ciudades del mundo" y no dudó en asegurar que Barcelona se ha convertido en un modelo a seguir por todo lo que está haciendo para afrontar esta situación. Mientras, los comuns sacan pecho y la Generalitat centra sus esfuerzos en el procés independentista, 430 familias barcelonesas seguirán esperando poder acceder al piso de emergencia que ya les ha sido adjudicado para evitar acabar en la calle.