Fachada del Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS - David Zorrakino
Fachada del Ayuntamiento de Barcelona / EUROPA PRESS - David Zorrakino

Dos empresas valorarán las subvenciones municipales de cooperación internacional

Cada año se financian unos 250 proyectos en materia de cooperación y de educación con presupuestos de entre 30.000 y 160.000 euros

Guardar
Periodista

El Ayuntamiento de Barcelona acaba de contratar a dos empresas para realizar la valoración de todas las subvenciones municipales otorgadas a los proyectos que se presentan en materia de Justicia Global y Cooperación Internacional. Se trata de un filtro profesional que permitirá determinar qué proyectos de cooperación internacional que aspiran a tener ayudas públicas del Ayuntamiento pueden ser subvencionados y cuáles no. O, en palabras de las cláusulas del contrato, se trata de realizar “una valoración técnica de los proyectos admitidos en las convocatorias de subvenciones”

Se trata de las firmas ICG Internacional de Cooperación y Gestión para los proyectos de cooperación y de Avanzia Bienestar Social y Desarrollo para los proyectos de educación. El contrato durará dos años, con opción a prórroga por otros dos años. Para este primer bienio, ICG se embolsará 113.921 euros y Avanzia, 91.355 euros. También se revisarán las justificaciones de las subvenciones ordinarias y directas, pero su licitación se ha pospuesto de momento.

250 SOLICITUDES ANUALES

El Ayuntamiento otorga cada año una cuarentena de subvenciones directas que es preciso controlar para vigilar que se ejecutan correctamente, que en un futuro próximo también serán controladas de manera similar. Pero entre el 60 y el 70% de las ayudas se realizan a través de convocatorias públicas de subvenciones. En total, se han de estudiar unas 250 solicitudes cada año, aunque el número varía mucho de un ejercicio a otro. Así, en 2019 se presentaron 245 proyectos y en el año 2020 hubo sólo 218 proyectos. En este caso, no obstante, influyó en el bajón la situación creada por la emergencia sanitaria.

En las cláusulas de los contratos se especifica que entre 2022 y 2025 podrán optar sólo en el área de cooperación (proyectos anuales y plurianuales) unos 420 proyectos, además de otros 140 proyectos en el apartado de proyectos de Justicia Global para Ciudades Específicas. Las previsiones son que tras la primera criba pueda haber unas 40 alegaciones y unas 60 reformulaciones que deberán valorarse de nuevo. Así, cada año deberían valorarse y aprobarse alrededor de 140 proyectos en estas modalidades. Respecto a los programas de cooperación en educación, se cifran en unos 540 para el periodo citado, además de 40 alegaciones y 80 reformulaciones. El total de informes finales a valorados y aprobados se sitúa en 135 (90 de ellos anuales y 45 plurianuales).

SOLO OCHO TÉCNICOS MUNICIPALES

En la actualidad, el consistorio tiene ocho técnicos dedicados a realizar el seguimiento de los proyectos en marcha: en la actualidad, según los informes internos municipales, hay 330 proyectos vivos, ya que muchos de ellos son plurianuales, aprobados en años anteriores pero que no se han acabado de ejecutar.

El problema con el que se encuentran los equipos municipales es que en la mayoría de las ocasiones se han de valorar los proyectos “en un plazo muy corto de tiempo”. La variedad de las convocatorias añade otro plus de complejidad a la tarea, ya que se pueden presentar hasta 10 modalidades de proyectos distribuidos en tres programas diferentes. Y cada solicitud ha de ir acompañada de un gran número de documentos, incluyendo anexos económicos y documentación de las autoridades de los países donde se vayan a ejecutar. Su cuantía se sitúa entre 30.000 y 160.000 euros.

Los proyectos pueden ser anuales o plurianuales y se derivan de las convocatorias oficiales, ya sea en calidad de subvenciones ordinarias o directas. Una medida de la dificultad del trabajo la da el hecho de que la valoración técnica de los proyectos se hace con una parrilla que contiene unos 70 subcriterios a valorar en cada uno de los proyectos presentados.

EMPRESAS CON EXPERIENCIA

ICG es una organización que lleva más de un cuarto de siglo trabajan do en cooperación internacional, además de ser consultora para ONG, dispensa sus servicios en un gran número de ayuntamientos y organismos públicos. Lleva valorados 1.070 proyectos y realiza el seguimiento y la revisión técnica de más de 590 proyectos.

Avanzia, por su parte, es también una empresa experta en formación y en evaluación ex ante o evaluación de proyectos, que trabaja con varias administraciones y con organizaciones internacionales como Médicos del Mundo, Cáritas o Cruz Roja Española. Ambas empresas tienen experiencia en este tipo de trabajos con el Ayuntamiento de Barcelona, ya que en anteriores ejercicios habían obtenido contratos similares, aunque por una menor cuantía. ICG, no obstante, se hizo el año pasado con el contrato de valoración de las subvenciones directas, que este año está aún por adjudicar. También logró en 2021 el contrato de valoración de las subvenciones de economía social y solidaria, que le reportó más de 108.000 euros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.