Los ingresos que han obtenido los hoteles de Barcelona durante el mes de octubre han experimentado una sensible caída del 12,5 % respecto al mismo periodo del año anterior. Esta reducción de ingresos ha estado motivada tanto el descenso en el número de ocupaciones, un 9 % menor que en octubre de 2016, como por la reducción en el precio de la estancia diaria, que ha bajado un 3,8 %.

Así lo certifica el análisis llevado a cabo por el estudio del sector hotelero realizado por Magma HC y STR, que ha examinado lo datos de 153 hoteles de la ciudad y que ha sido presentado por los socios directores de Magma HC, Albert Grau y Bruno Hallé, y el 'market manager' de STR en España, Javier Serrano.

Una de las conclusiones del estudio es que si bien el impacto de los atentados terroristas del 17 de agosto apenas han tenido repercusión en el negocio hotelero, la incertidumbre política si ha influido en la decisión de los posibles visitantes de viajar a la ciudad. Ni siquiera la rebaja de precios ha servido para convencer a los indecisos para que optarán por viajar a Barcelona.

Según el informe, entre enero y septiembre, Barcelona estaba batiendo récords en los indicadores principales: crecía la ocupación un 3,3 %; subían los precios un 11,5 %; y el ingreso medio por habitación se había situado en 120,9 euros, un 15,1 % más que el año anterior. Y aunque se ha dado la circunstancia de que en este mes de octubre Barcelona no ha acogido tres importantes congresos que si se hicieron en octubre de 2016, esa no es razón suficiente, según los expertos que han realizado el informe, para justificar un descenso de ingresos tan elevado.

Otros datos que ofrece el informe también han servido para confirmar que la ralentización del crecimiento en el sector hotelero ha sido importante. Se ha pasado de una subida del ingreso medio por habitación disponible del 15 % experimentado entre enero y septiembre a una del 11,6 % en octubre, mientras que la ocupación ha reducido su crecimiento un 1,9 %.

PREVISIONES NEGATIVAS

Sin embargo, según los analistas, las previsiones no son precisamente halagüeñas. Las previsiones apuntan a que durante el mes de noviembre el descenso en la ocupación no solo no se va a detener sino que va a aumentar y que va a suponer una caída de poco más de 10 % respecto al mismo periodos del año pasado. Además, también van a experimentar descensos tanto el precio medio diario, de un 2,1 %, y de los ingresos por habitación disponible, un 12,1 %. ¿Y qué pasará en los meses siguientes? “Depende del grado de inseguridad que los posible visitantes perciban”, reconocen los autores del informe.

Los que más han notado el descenso tanto en la ocupación como en los ingresos son los hoteles del centro de la ciudad, sobre todo los de mayor categoría. En octubre, el conjunto de los hoteles de lujo experimentaron una caída de ingresos de casi el 18 %, debido sobre todo a la baja ocupación ya que, en este caso, los precios se han mantenido estables. Esta bajada de ocupación ha hecho que Madrid y Málaga hayan superado a Barcelona en este indicador.