ARCHIVADO EN:

Decidim, un software abierto que incluye código, diseño, formación, un marco legal y una visión global. Descargable y de libre acceso a cualquier persona o entidad interesada en democratizar sus opiniones y decisiones.

De este proyecto ha nacido Metadecidim, una plataforma generada a través de un proceso participativo digital en el que la ciudadanía rediseña sus funcionalidades, prioriza líneas de trabajo, decide proyectos de mejora, delibera sobre sus usos y posibilidades de futuro. Una herramienta de la que forman parte 40.000 personas, 12 instituciones públicas repartidas en Barcelona y Catalunya, Pamplona y la Commission Nationale du Débat Public, de Francia.

Bienvenida, tecnopolítica, una nueva forma de comunicar la ciudadanía con las instituciones y las entidades de la ciudad a través de una plataforma, que está en continuo desarrollo, susceptible a modificaciones para a las necesidades de cada ciudad. Pablo Aragón, de la plataforma DecidimBarcelona habla de comunidades tecnopolíticas, todas conectadas entre sí e intercambiando afinidades. Una nueva forma de organización social e institucional a todos los niveles para planificar y ejecutar presupuestos e iniciativas mediante procesos de deliberación y toma de decisiones conjuntos.

INSTRUMENTO DE DESARROLLO DEMOCRÁTICO

Pese a que la sociedad no tiene incorporada la participación social y política, y menos aún la comunicación como un instrumento de desarrollo democrático, el presidente de QUEPO; fundación para la producción audiovisual; Pablo Zareciansky, destaca la importancia de la comunicación para la transformación de la realidad. “ La sociedad usa herramientas para la difusión de cualquier índole y las redes de contacto pero no lo hace como estrategia política democrática para cambiar aquello que puede mejorar de su entorno. Si expresamos un interés comunitario, construimos un relato diferente democráticamente”, ha explicado Zareciansky en la jornada de Tecnologías por una democracia en red que se celebra en la Universidad Politécnica de Catalunya.

El presidente de QUEPO reconoce que el funcionariado no está acostumbrado a trabajar en red con los ciudadanos, de manera que no sabe responder, bloquea la interacción, no desarrolla su trabajo y el ciudadano se queda desconectado de la administración y probablemente, se queda una cuestión sin resolver. He aquí un caso que ejemplifica el desapego político que retarda la solución de algunos problemas sociales mientras se pasan por alto los intereses de los ciudadanos.

NUEVA MANERA DE HACER POLÍTICA

Tecnologías por una democracia en red marca una nueva manera de hacer política: más participativa, democrática y sobre todo, digital. La medición de este tipo de comunicación es clave para saber el impacto de su injerencia en la sociedad. Se gana inmediatez de opiniones, lo cual ayuda a marcar el orden de prioridades en la ejecución de policial públicas. Para ello,  el coordinador del proyecto, Xavier Barandiaran, explica a Metropoli Abierta, que están trabajando para mejorar el sistema cliptografico con el fin de asegurar la autenticación y confidencialidad de los datos. A su vez, también están desarrollando indicadores capaces de medir la calidad democrática por género y campos semánticos.

Por ahora, organismos públicos, técnicos municipales, particulares, hackers y activistas se reparten la cuota de participación en la plataforma bastante de manera equilibrada.

Las jornadas concluyes con la asistencia de 280 personas, la visita de la ministra digital de Taiwán, Audrey Tang y el interés de cooperación con otras ciudades como Helsinki y Montréal.