Unas 50 personas heridas, un detenido por atentado a la autoridad y disparos de foam efectuados por las fuerzas de seguridad son algunos de los datos de un primer balance por las protestas que se suceden en Barcelona tras la sentencia que ha concentrado a un centenar de años de cárcel -en su conjunto- a los líderes independentistas.

Según el primer balance hecho por el Sistema de Emergencias Médicas, de las 13 primeras personas heridas, 10 han resultado lesionadas en el aeropuerto del Prat, donde ahora se concentra la mayor protesta. A lo largo del día, los distintos cuerpos policiales han cargado varias veces con dureza contra los manifestantes. Distintas fuentes apuntan que el número de concentrados puede rondar los 8.000.

DISPAROS DE FOAM

Miles de personas se han dirigido a lo largo del día al aeropuerto barcelonés con el objetivo de bloquearlo. Los Mossos d'Esquadra también han efectuado diversos disparos de foam, que son las armas que han sustituido a las pelotas de goma, tras ser prohibidas por el Parlament de Catalunya.

La tensión ha ido creciendo. Los Mossos y la Policía Nacional han tenido que cargar en distintos momentos contra los manifestantes para evitar que los concentrados accedan a la zona de embarque, entre otros espacios. También diversos periodistas han sido golpeados por los agentes de las fuerzas de seguridad. El locutor de Rac1, Eudald Martínez, ha recibido un impacto con un objeto que le ha hecho una brecha en la cabeza y el informador del diario Ara ha sido víctima de un disparo mientras intentaba grabar una carga policial.

BOMBAS DE HUMO

Los agentes policiales también han hecho uso de las bombas de humo. Los Mossos d'Esquadra han lanzado este artefacto con efecto disuasorio para dispersar a los manifestantes que se encontraban dentro de la terminal 1 del Aeropuerto. 

EXTINTORES COMO ARMA

Los manifestantes vuelven a la carga con extintores. Han rociado a los Mossos d'Esquadra con el gas irritante desde el pasillo que da acceso a la terminal. Los agentes han respondido con fuertes cargas hacia los atacantes.