Solo el 13,5% de los contratos que se han firmado este año en Barcelona son indefinidos. El portal de estadística del Ayuntamiento de Barcelona publica que hasta agosto se han formalizado en la ciudad 790.612 contratos de trabajo. Del total, 683.532 son temporales, mientras que 107.080 son indefinidos, según los datos del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias recogidos por el consistorio.

La temporalidad se sitúa en Barcelona en el 86,4%. Según Núria Gilgado, secretaria de Política Sindical de la UGT de Cataluña, el alto porcentaje de contratos temporales de la capital catalana se repite en el conjunto de Cataluña y España. Incluso en el caso de la comunidad autónoma es algo superior al de Barcelona, un 87%. Para Gilgado, lo más grave es que la mayoría de estos contratos temporales no deberían serlo "porque no son para cubrir puestos coyunturales sino estructurales. Tendrían que ser indefinidos. Es un fraude de ley", afirma la dirigente sindical.

Los meses que se han realizado más contratos en Barcelona este 2019 son julio (117.007), mayo (109.830), junio (105.609) y enero (102.251). Por contra, la época en que menos acuerdos laborales se han firmado es, con diferencia, agosto, con 72.623. Tras este periodo, febrero (92.518), marzo (94.939) y abril (95.835) son los meses con menos altas en la seguridad social.

MENOS CONTRATOS EN AGOSTO

Tanto el mes con más contratos, julio, como el mes con menos, agosto, siguen la tónica de todo año y la mayoría de los compromisos entre los trabajadores y las compañías fueron temporales. En julio, del total de 117.007 contratos, 102.476 fueron temporales, y solo 14.531, indefinidos. En agosto, de los 72.623 de los contratos, solo 9.142 fueron fijos y 63.481, provisionales. "Los contratos temporales se están extendiendo a todos los sectores, pero es en el sector servicios donde hay más. También es el sector donde se contrata más", subraya Gilgado.

En los últimos años el número de contratos que se han firmado en la ciudad han ido claramente al alza, ya sean temporales o fijos. Si en 2014, por ejemplo, se concretaron 857.321 contratos, en 2018, las acuerdos para entrar a trabajar en una empresa se situaron en 1.199.330. También en 2015 (927.498), 2016 (1.033.074) y 2017 (1.114.736), los contratos formalizados se incrementaron. También estos años la mayoría de contratos son temporales. En 2018, por ejemplo, los acuerdos temporales ascendieron a 1.026.276 y los fijos, a 173.054.

Según Gilgado, las empresas priman los contratos temporales, entre otros motivos, porque les sale mucho más barato. Por ejemplo, cuando se despide a una persona, no hace falta indemnizarla. En muchos casos, los despedidos tampoco acaban denunciando la situación por miedo a que no les contraten más o porque les sale más caro el proceso judicial que la cantidad que cobrarán. La temporalidad tiene una consecuencia clara: la precarización de los puestos de trabajo.