ARCHIVADO EN:

Comenzó su actividad hace tan solo cuatro meses, pero empezó a gestarse hace dos años. Forgender Seal es una asociación nacida en Barcelona que ha creado el primer certificado internacional sobre igualdad de género en el ámbito municipal. Su objetivo es ayudar a promover políticas de igualdad en el ámbito local.

La norma SG City 50 – 50 es una certificación que permite implantar un sistema de gestión para evaluar y certificar el compromiso de los gobiernos municipales a favor de la igualdad de género.

Una de las impulsoras de esta iniciativa, Marta Macias, explica que lo que se quiere conseguir con este sello es comprometer a los municipios, y a través de ellos a los diferentes actores de la ciudadanía, para trabajar a favor de la no discriminación por razones de sexo.

UN DISTINTIVO CON DOS PASOS

Para conseguir el Distintivo para la igualdad de género un gobierno municipal debe comprometerse a aplicar una serie de políticas de igualdad durante los próximos dos años. Después de este período de tiempo se realizará una evaluación para evidenciar sus logros. Si el resultado es positivo, el municipio podrá renovar el Distintivo.

Como señala Macias, la idea de crear este certificado surgió porque muchos planes de igualdad que realizaban los municipios "quedaban guardados en un cajón”. “El certificado es una forma de dar visibilidad e impulsar las políticas de género”, añade.

El proceso de certificación del sello de igualdad es digital y dispone de herramientas que favorecen su comprensión a la hora de tramitarlo.

CIUDADES PARA LA IGUALDAD

En el evento 'Las ciudades que queremos las mujeres', celebrado el 10 de abril en el Palau Macaya de Barcelona, diferentes mujeres relacionadas con el ámbito municipal debatieron sobre la situación actual de la paridad entre hombres y mujeres.

Lluïsa Moret, presidenta del ámbito de Derechos Sociales de la Federación de Municipios de Cataluña, señaló que en el campo de la igualdad no se conseguirá nada si los municipios no trabajan juntos. “Necesitamos crear una red horizontal”, afirmó.

Por otro lado, Ana Mercadé, de la asociación para la igualdad 50a50, destacó que uno de los objetivos que se debe marcar la sociedad es el de conseguir que haya el 50% de hombres y mujeres en los cargos directivos.