El metro no cerrará por el puente de Sant de Joan. El servicio funcionará de manera ininterrumpida durante 67 horas, entre las 05.00 de la madrugada del sábado 22 hasta la 00.00 horas del martes 25. Desde hace años, el suburbano barcelonés no cierra las noches de los sábados, un horario que se mantiene también en noches especiales como la verbena de Sant Joan. En total estarán abiertas ocho líneas y 157 estaciones. 

Precisamente, el hecho de que la noche de Sant Joan es una de las que se usa más el metro, Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) prepara un dispositivo especial de personal y convoyes. Desde las 22.00 horas del domingo 23 de junio y a lo largo de toda la madrugada y mañana del día de Sant Joan, el metro circulará en intervalos de tiempo que oscilarán entre los 7 y 9 minutos en todas las líneas convencionales de la red. En la línea 4, la que da servicio a las playas y al barrio de la Barceloneta, el paso de los trenes será entre las 02.00 y las 06.00 de la madrugada cada cinco minutos.

TRES LÍNEAS CORTADAS ESTE VERANO

Sant Joan será uno de los últimos días en que el metro funcionará con normalidad este verano. A lo largo de los próximos dos meses, tres líneas de la ciudad se verán afectadas por cortes. El más importante tendrá lugar en la línea 1. El corte se iniciará el 29 de junio y acabará el 30 de agosto, ambos incluidos, y afectará al tramo entre las estaciones de Clot y Fondo, ya en la localidad de Santa Coloma de Gramenet.La interrupción del servicio afectará totalmente a nueve estaciones y parcialmente a la del Clot, que funcionará como estación de inicio y final de trayecto. El motivo del corte son trabajos integrales para modernizar más de nueve kilómetros de vías.

Otra línea que presentará una importante incidencia este verano será la L2. Entre los días 27 de julio y 30 de agosto, la línea no funcionará entre las estaciones de Paral·lel y Sagrada Família, siete estaciones en total, por trabajos de mejora de las condiciones mecánicas de la vía. El servicio de metro también se paralizará entre Can Vidalet y Collblanc de la L5, del 29 de julio al 1 de septiembre, en este caso por las obras de construcción de la estación de Ernest Lluch, paralizada desde hace cerca de seis años y una inversión de 57 millones. En la nota de prensa difundida por el Ayuntamiento no se especifica si se pondrá en marcha un servicio de bus lanzadera para cubrir los recorridos de las estaciones del metro que cerrarán de la L2 y L5.