Con la llegada del verano aparecen los insectos y las picadas. Un de las más molestas es la del mosquito tigre, una especie invasora que está catalogada como plaga y sobre la que la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) trata de establecer un control.

Para ello, desde la ASPB establecen zonas de vigilancia por toda Barcelona. En total, este año habrá 60 zonas vigiladas, más que el año anterior. En un comunicado, el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf) ha alertado de que existen zonas "de riesgo" en zonas tan concurridas como el Park Güell, como también en el parque de la Creueta del Coll.

Desde la ASPB se pide a los vecinos de Barcelona con patios, jardines, huertos y balcones con plantas, que eviten la acumulación de agua, aunque sea en pequeñas cantidades, porque es un foco idela para la proliferación de estos insectos.

La mayoría de focos de mosquito tigre se localizan en zonas de propiedad privada, por lo que las autoridades piden la colaboración ciudadana para evitar su proliferación.

En 2017, se registraron en Catalunya e Islas Canarias casos puntuales de fiebre amarilla de forma puntual en las Islas Canarias, además de 62 casos de Dengue, 24 de Zika y nueve de Chikungunya, hasta un 30% del total en Barcelona; por lo que desde la ASPB amplían la vigilancia a otras especies además del mosquito tigre.