ARCHIVADO EN:

Japón ya no sabe dónde almacenar el agua radioactiva de la central nuclear de Fukushima. La Compañía Eléctrica de Tokio (Tepco) que gestiona la planta nuclear dañada está pensando en posibles soluciones de cara al futuro. La empresa plantea verter al mar parte del líquido contaminado que actualmente almacena en gigantescos tanques. Hoy mismo, el ministro de Medio Ambiente, Yoshiaki Harada, ha planteado la medida como posible, y ha levantado todo tipo de comentarios al respecto.

SIN ESPACIO

La compañía Tepco tiene verdaderos problemas, ya que la acumulación de agua subterránea se contamina cuando se mezcla con la utilizada para evitar que se derritan los tres núcleos de los reactores dañados por el tsunami que afectó a la central en 2011. Por eso lleva tiempo tratando el agua contaminada para eliminar los radionucleidos, aunque es imposible acabar con el tritio y otros contaminantes que todavía contiene este líquido. 

Hoy en día hay 1.000 tanques, y la Compañía Eléctrica de Tokio ya ha advertido de que se quedará sin espacio para seguir acumulando el líquido contaminado para el verano de 2022. Por eso plantean "verter el agua en el mar y que se diluya". 

COREA DEL SUD EN CONTRA

Esta medida todavía se ha de discutir con todos los miembros del gobierno y el ejecutivo nipón pretende recibir un informe de un grupo de expertos para ver si sería viable esta alternativa al almacenamiento

Aunque todavía no se haya confirmado este nuevo fin para el agua radioactiva, ya hay colectivos que protestan. El gremio de pescadores local se ha opuesto contundentemente y Corea del Sur también ha expresado su preocupación por el posible impacto de esta nueva medida. "Esperamos escuchar más detalles de las discusiones que se están desarrollando en Tokio para que no haya un anuncio sorpresa”, comentó un diplomático a la agencia Reuters bajo la condición de no ser identificado.